España está completamente consternada después de que, el pasado jueves, se leyese la sentencia final sobre el caso de ‘La Manada’. El resultado no era en absoluto el esperado y los cinco acusados fueron condenados a tan solo 9 años de prisión de los 22 que pedía la fiscalía y los 24 que pedía la acusación particular. No solo eso, sino que, además, fueron condenados por un delito de abuso sexual, no por una agresión sexual que, después de leer la sentencia y conocer lo que le hicieron a la víctima, es por lo que muchas personas considerna que tendrían que haberlos condenado.




El mismo día por la noche y tras la lectura de la sentencia, distintos colectivos y edades se movilizaron en manifestaciones multitudinarias para expresar su rechazo a esta insuficiente sentencia y lo que ello comporta para la sociedad. El mensaje que se ha mandado con esto ha indignado a la sociedad en su conjunto y habrá que estar atentos a ver que consecuencia supondrá esta decisión en un futuro.

Pero lo que hoy queremos analizar es un tema que, aunque secundario, puede resulta interesante para valorar mejor el castigo ‘real’ al que tendrán que someterse estos depravados sexuales. Así pues, ¿cuánto de su condena cumplirán realmente? ¿Cuándo podrían poner un pie en la calle aunque sea en forma de permiso penitenciario?




En caso de que ‘La Manada’ sea condenada en firme a los 9 años que le ha impuesto la Audiencia Provincial de Navarra, estos podrían ya estar gozando, en octubre de este mismo año, de permisos de salida ordinarios de prisión. Los presos ya habrían cumplido con la cuarta parte de la condena (ya que, en estos momentos, ya llevan 1 año y 9 meses en prisión), momento en el cual pueden acceder a esta posibilidad.

En caso de que pidan estos permisos, la cárcel en cuestión tendrá que basar su decisión en criterios objetivos para aprobarla o declinarla y será el juez de vigilancia penitenciaria el que tendrá la decisión final.

Son varios los criterios que se tienen en cuenta en este caso y la verdad es que, en varios de los puntos, los integrantes de ‘La Manada’ lo tienen bastante crudo. Uno de los factores relevantes sería el de que el delito cometido pueda crear alarma social (y ya veis cómo están las cosas). También se tiene en cuenta el hecho de que los delitos cometidos sean contra personas y, aunque para ellos no sea una persona, para el resto de la sociedad, la víctima sí lo es.

Este tipo de permisos, por norma general, suelen estar enfocados a facilitar la reinserción de los presos y, teniendo en cuenta todos los elementos de este caso, sería raro que se los diesen a alguno de ellos al principio de la condena.


Tanto la defensa como la fiscalía ha presentado un recurso contra la decisión de los tres jueces, por lo que la condena aún no es firme y no se puede, si quiera, optar a esta opción. La primera fase de estos recursos será ir al Tribunal Superior de Justicia de Navarra y, en caso de que se recurra también a esta decisión, se irá hasta el Tribunal Supremo.

A la hora de presentar los recursos, es importante destacar que el hecho de que uno de los tres jueces haya hecho un voto discrepante en favor de la absolución de los acusados, puede ser una importante baza en favor de los condenados.

También hay que esperar para saber si serán clasificados en primer, segundo o tercer grado. Lo más probable dada su situación, es que se les condene a un segundo grado, ya que es lo más habitual.

En caso de que sean calificados como presos de segundo grado, estos tendrán derecho a 36 días de permisos al año, los cuales se podrán repartir de tal forma que nunca tengan más de siete seguidos. Que puedan optar a esto o no en octubre de este año dependerá de la velocidad a la que se pronuncie el Tribunal Supremo, por lo que solo queda esperar.

A vosotrxs, ¿qué os parece esto? ¿Creéis que es sintomático de un sistema judicial justo? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, no os olvidéis de echar un vistazo más abajo. Hay varias cosillas que os podrían resultar de bastante interés. 

 Fuentes: La Vanguardia, Voz Populi.