Hablar del caso de ‘La Manada’, es hablar de dos años viviendo, día a día, con uno de los casos más mediáticos que ha habido en nuestro país en toda su historia. Cinco hombres acusados de haber violado en grupo a una joven en unos funestos San Fermines en el año 2016 y un juicio que se ha alargado al infinito. La sociedad reaccionó a este caso de una forma ejemplar: rechazándolo de forma directa y apoyando a la víctima en todo momento. Manifestaciones multitudinarias con un solo mensaje: cero impunidad.

Los procesados por violación se enfrentaban a delitos de agresión sexual continuada, contra la intimidad y robo con intimidación. De la parte de la Fiscalía se pedían 22 años y 10 meses de presión para cada uno de los acusados por igual, además de una indemnización conjunta de los cinco por valor de 100.000 euros a la víctima.

Se sabía que a finales de abril se dictaría sentencia y hoy, al fin, ha llegado el día. Ni la joven madrileña ni los acusados estarán presenten en el momento de la lectura del fallo de la sentencia y tendrán que seguirlo desde las respectivas prisiones en las que permanecen desde que fueran detenidos el mismo día de la violación, en 2016.

El juicio fue celebrado en Pamplona entre los días 13 y 28 de noviembre del año pasado y se hicieron a puerta cerrada. Las únicas dos sesiones que se pudieron ver en los medios fueron las dos últimas, en las cuales todas las partes exponían sus conclusiones.
El lunes de esta misma semana el Tribunal Superior de Justicia de Navarra anunció a los medios que hoy sería el día en que se daría a conocer, a través de una lectura pública, el fallo del caso.
 
Ahora ya se conoce la sentencia de La Audiencia de Navarra: una condena de 9 años de prisión para los cinco acusados por un delito continuado de abuso sexual. Además de esta sentencia, los diversos acusados tendrán que abonar una indemnización conjunta de 50.000 euros a la víctima.
Han sido absueltos de agresión sexual y de robo con fuerza o intimidación.
El cabecilla de ‘La Manada’, José Ángel P.M., ha sido condenado a 9 años de prisión. También tendrá una orden de alejamiento de 500 metros de la víctima o comunicación de cualquier tipo con esta en 15 años. Deberá indemnizar a la víctima, de forma conjunta con el resto de los acusados, con 50.000 euros. También se le ha impuesto 5 años de libertad vigilada cuya ejecución será posterior al cumplimiento de la pena.
El resto de los acusados han sido condenados a unas penas exactamente iguales, a excepción de Ángel B.F. quien, además, ha sido condenado también por un delito leve de hurto y deberá pagar una multa diaria de 15 euros durante un plazo de dos meses.