La historia de hoy es de esas que tienen todos los elementos para viralizarse por la red como si no hubiera un mañana. Además, tiene una protagonista que no dejará a nadie indiferente. Se trata de una madre soltera que, en más de una ocasión (por no decir casi cada día), es confundida con la novia de su hijo de 20 años o con la hermana del mismo. ¿El motivo? Solo tenéis que echarle un vistazo a sus fotos para entenderlo.

Shimmi Munshi, de 41 años de edad, es la envidia de toda su familia y sus amigas, quienes creen que ha descubierto el secreto de la juventud (y le piden que, por el amor de dios, se los revele).

También la han señalado con el dedo y la han acusado de haberse sometido a una serie de cirugías estéticas y caros tratamientos de belleza a base de cremas, aceites, etc… Pero, según sus propias palabras, no podrían estar más lejos de la verdad.

«Como adulta, luzco bastante joven. Mis amigos y mis familiares van en la dirección contraria. No sé por qué pasa esto, pero es así. Es algo natural».

«Como adolescente, era una de las chicas más pequeñas de mi barrio y, de hecho, lucía un poco más mayor que el resto de mis amigas. Pero, cuando llegué al metro sesenta, dejé de crecer y seguí siendo muy delgada el resto de mi vida».

«Me siento como la versión joven de Peter Pan y ser una chica que nunca envejece», declaraba Shimmi. A sus 20 años, dio a luz a Ameen, su único hijo: «Era madre soltera, combinando trabajo y maternidad, nadie se dio cuenta del estrés que llevaba encima hasta que lo empecé a mostrar».

«Sin embargo, lo que me pasó es que dejé, en cierta forma, de hacerme mayor. Yo no me di cuenta, pero mis amigos sí empezaron a notar algo extraño».





«En las puertas del instituto, las otras madres me preguntaban si me había sometido a cirugía plástica o si me gastaba una fortuna en cosméticos para mantener mi piel como si tuviese 20 años».

«Nadie se cree que, detrás de esto, no haya ningún tipo de secreto. No hay ningún misterio en mi aspecto. Nunca me he sometido a ningún tipo de cirugía estética ni a rutinas de belleza con productos caros. Me cuido todo lo normal que se cuidaría cualquier otra mujer de mi edad».

Afirma que no se compra productos de belleza caros y que, de hecho, solo compra las cosas que estén de oferta en el supermercado. Asimismo asegura que ni fuma ni bebe alcohol.

«Voy al gimnasio que hay en mi barrio y bebo muchísima agua. Pero tampoco soy una fanática del fitness o pretendo ser una princesa de la belleza. De hecho, me miro en el espejo lo menos posible. No le hago caso a mi aspecto».

En muchas ocasiones le han pedido su documento de identidad para comprar alcohol, ya que no se creían que fuese mayor de edad. Cuando su hijo era joven, muchas personas no sabían si era su madre o su hermana mayor, ya que eran muy parecidos.

«Tenemos una conexión muy especial. Somos mejores amigos y hay un lazo impresionante entre nosotros dos», explicaba en referencia a su hijo. «Mucha gente que no nos conoce nos trata como si fuésemos pareja. Fuimos de vacaciones a Polonia, teníamos planificada una excursión y el guía de la misma no se podía creer que no fuésemos pareja».

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta hilarante historia? ¿Estáis de acuerdo en que parece tremendamente joven? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!  

Fuentes: The Sun, Yahoo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥