Como bien decía George Bernard Shaw, «Ahora ya sabemos que el alma es el cuerpo y el cuerpo el alma. Nos dicen que son diferentes porque quieren persuadirnos de que podemos quedarnos con nuestras almas si los dejamos esclavizar nuestros cuerpos»… ¿no os parece una frase hermosa? No sabemos muy bien qué quiere decir, pero como teníamos que hablar del cuerpo…

Nuestro cuerpo es el reflejo de nuestra alma; eso es así. Si deseamos trasmitir un mensaje al mundo, no hay mejor forma de hacerlo que a través del lienzo que es tu piel. Todas las culturas, a lo largo de la historia, se han servido del cuerpo para comunicar cosas al resto del mundo (o mundos).

Un ejemplo de ello son los tatuajes maoríes o los piercings de algunas tribus africanas, hechos y pensados para marcar las diferentes ‘clases’ y a modo de ofrenda a los dioses. Hoy hablaremos de los piercings y de como estos, en la actualidad, vuelven a estar muy de moda.

En los años 90 (y volvemos a la actualidad), se pusieron de moda los piercings falsos, también conocidos como ‘fiercings’. En aquella época, la sociedad tenía un sentido de la estética de lo más particular y, entre las airmax y la ropa de colores a lo ‘Príncipe de Bel-air’, surgían estas modas de lo más disparatas.

La sociedad quería piercings, sí; pero no estaba dispuesta a pasar por el doloroso proceso de que te perforasen alguna parte de tu precioso cuerpo. Por eso, esta moda venía a ser la perfecta solución. Podías ponértelos en la nariz, los labios o las cejas; de todos los colores y formas posibles; más normales o más horteras; el abanico de posibilidades era impresionante.

Y ahora, de la mano de la diseñadora Huda Kattan, con su marca Huda Beauty, renacen los ‘fiercings’ y, en la época de consumo rápido y modas pasajeras que vivimos, esta es una alternativa perfecta que a nadie ha sorprendido cuando se ha viralizado en Instagram.

Esta red social es la meca de lo excéntrico y lo que dicta el ritmo actual de lo que es y lo que no es fashion. Si navegamos un rato por ahí, lo más probable es que nos de un ‘jamacuco’ y nos quedemos ‘moñecos’ al ver que no podríamos estar más ‘out’.





Pero el caso es que, en Instagram, el ‘fiercing’ ha nacido como un genial complemento a todas las ‘obras’ de maquillaje que se aprecien. Es un recurso de lo más útil para dar un toque original y diferente a tu cara.

Son miles las influencers que se han podido ver, recientemente, portando una de estas estilosas piezas. Pero es que, además, el verano está llegando… ¿De qué es sinónimo esto? Pue de festivales de música. ¿Y qué se lleva en estos festivales? Pues looks de lo más alocados… y ahí el fiercing tiene algo muy importante que decir.

Las combinaciones son muchísimas. Podríamos decir que son infinitas, pero, probablemente, eso sería mentira (es que nos encanta exagerar). Pero, lo que sí es seguro, es que, este año, esta moda va a pegar muy, pero que muy fuerte.

El tipo de ‘fiercing’ que, de momento, se ha puesto más de moda, es el llamado ‘septum’. Se dice también que es uno de lo más dolorosos de hacerse en la vida real… ¿Tendrá una cosa relación con la otra? También se lleva mucho en la zona del labio y en la zona de la ceja (suponemos que ponerse un piercing falso en un pezón, a no ser que vayas enseñándolo… pues no tiene demasiado sentido).

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta nueva moda? ¿Creéis que ha llegado para quedarse?

Si os ha parecido interesante el artículo, ¡podéis encontrar otros que tal vez llamen vuestra atención a continuación! 

Fuentes: Mundodeportivo, Nueva Mujer.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO