El mundo está lleno de gente muy loca. No en el mal sentido; aunque tampoco necesariamente en el bueno. No sabemos si es que, con Internet, las generaciones son cada vez más osadas y basan sus decisiones en la aleatoriedad, pero no nos cansamos de leer cosas que parecen sacadas de una de esas comedias americanas muy pasadas de vueltas. Vais a alucinar con la historia que os traemos hoy.

Este chico, si se hiciese Youtuber, probablemente, sería una superestrella… y, cuando os contemos su historia, nos entenderéis perfectamente. Se trata de un joven australiano de 12 años que, después de discutir con su madre, decidió robarle la tarjeta de crédito para pegarse un viaje de lo más… estimulante.

A Drew, por lo que se ve, no le gustaba demasiado que le dijesen que ‘no podía’ hacer algo. En una acalorada discusión con su madre Emma, esta se opuso frontalmente a él, dejándolo enfadado y, desde las sombras, planificando su venganza.

Según las palabras de la madre, se sintió «Sorprendida, disgustada, no hay emoción para explicar cómo nos sentimos cuando descubrimos que se había ido al extranjero». Lo que el chico hizo es realmente digno de una película de Steven Spielberg.

Lo primero que hizo Drew fue una extensa investigación sobre qué aerolínea le permitiría viajar solo sin una carta escrita y firmada por sus padres conforme lo autorizaban a viajar, ya que era un menor de edad.

En su búsqueda, dio con una aerolínea ‘low-cost’ que le permitiría viajar a Indonesia por no demasiado dinero. A continuación, compró los billetes para que coincidiesen con un día escolar.

tarjeta de crédio

El niño ‘borracho de maldad’, convenció a una de sus abuelas para que le dejase su pasaporte, se hizo la mochila, pilló su patinete, y se dirigió en tren al aeropuerto más cercano para empezar el que, muy probablemente, sería el viaje más loco de su vida.

Llegó al aeropuerto y cogió su vuelo de conexión desde Sydney a Perth, donde luego tomaría otro avión que lo llevaría a Denpasar. Una de las cosas que más sorprendió al joven fue que nadie le preguntase en el aeropuerto de Perth si iba solo.

«Simplemente me pidieron mi identificación de estudiante y mi pasaporte para demostrar que tengo más de 12 años y que estoy en la escuela secundaria», afirmaba Drew. La historia es tan increíble que ni él mismo se la creía.

Para cuando llegó a su destino en el extranjero, su madre ya había puesto una denuncia en personas desaparecidas al percatarse de que no se había presentado en la escuela el día que, supuestamente, debía haberse presentado.

Cuando aterrizó en el país extranjero de sus sueños, Drew se subió a una bicicleta Go Jek y llegó al hotel que había reservado con anterioridad. El joven se lo había planificado el viaje al milímetro y todo estaba saliendo a pedir de boca.

Se registró, le dijo al personal que su hermana venía y que se iba a registrar temprano, de tal forma que no pudiesen sospechar nada raro.«Fue genial porque quería emprender una aventura», afirmaba. Pasó los siguientes cuatro días en su habitación de hotel de cuatro estrellas en el All Seasons Hotel hasta que le tocó volver a su ciudad natal… donde lo estaban esperando sus padres.

Traveling Season 9 GIF by Curb Your Enthusiasm - Find & Share on GIPHY

No nos queremos imaginar la bronca que le habrán metido, pero entre el susto de no saber si lo habían secuestrado, que se haya ido a un país extranjero solo con 12 años y que se haya fundido la tarjeta de crédito de la madre… es muy probable que este niño no vuelva  a ver la luz del sol en bastante tiempo.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Qué haríais si vuestrx hijx os hace algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha parecido interesante el artículo, ¡podéis encontrar otros que tal vez llamen vuestra atención a continuación! 

Fuentes: Dailymail, News.