Esta es una de esas historias que inspiran. Se trata de una mujer que nació con una gran cantidad de marcas oscuras por todo el cuerpo. Su piel no era como la de las demás personas y esto le originó muchísimos complejos a lo largo de su vida. Hoy, tras haberse aceptado y haber superado sus problemas de inseguridad, exhibe su cuerpo para inspirar a otras personas con ‘imperfecciones’ a hacer lo mismo y a que se amen tal cual como son.

Lorena Bolaños, de 24 años, nació con nevus melanocítico congénito, un término médico que hace referencia a aquella condición en la que una persona nace con un gran lunar oscuro en alguna parte de su cuerpo.

En el caso de Lorena, esta condición es bastante ‘agresiva’ y sus manchas cubren prácticamente la mitad de su cuerpo. De entre todas las zonas marcadas, la más notable es la que cubra la parte izquierda de su torso.

Ella explica que, por culpa de esto, su paso por el colegio y el instituto fue de lo más complicado. Le ponían apodos como ‘la dálmata’ o ‘galleta con chispas de chocolate’ y esto, con el paso del tiempo, fue empeorando hasta el punto en el que quiso quitarse la vida. Una vez, incluso, la expulsaron de una pista de hielo porque el propietario se pensaba que tenía sarampión.

«Cuando era una niña pequeña, no había ningún problema. Mi mamá siempre me decía: ‘eres una niña sana, no te preocupes por eso'», explicaba Lorena. «Los problemas de verdad vinieron cuando empecé la escuela. Ahí la cosa se puso realmente terrible. Era todo muy incómodo».

«Los niños me miraban y empezaron a llamarme ‘dálmata’ cada vez que me veían. Eran muy hirientes y crueles. Todos los días me sentía mal conmigo misma» confesaba. «Cada vez que llegaba a mi casa de la escuela, me echaba a llorar con mi madre. Cuando era adolescente, no llegué a tener ninguna relación. No me segura de mí misma como para intentarlo».

«Cundo llegué a la secundaria, tuve la suerte de dar con un grupo de amigos bastante más comprensivos. Me apoyaban y no me juzgaban por mis marcas. Pero, un día, todo cambio para mal».



«Estaba en mi casa por la noche cuando, de repente, sonó mi teléfono y, al otro lado un chico de mi escuela que me dijo: ‘¿Por qué no te matas?’. Me había acostumbrado tanto a este tipo de cosas que, simplemente, lo ignoré, pero cuando se lo mostré a mi amiga, ella se indignó. Ella le preguntó cómo podría soñar alguna vez con decirle eso a alguien».

«En otra ocasión estaba en una pista de hielo con mis amigos. Un trabajador me pidió que abandonase el lugar porque una mujer dijo que tenía sarampión y que iba a diseminar el virus por todo el recinto. Fue muy doloroso para mí».

Obviamente, después de todo esto, Lorena no estaba nada contenta con su cuerpo. Cayó en una profunda depresión durante su primer año en la universidad y se vistió siempre con mangas largas y bufandas para ocultar, en la medida de lo posible, todas las marcas de nacimiento.

Todo iba mal hasta que, un día, vio a una mujer que hablaba de maquillaje, belleza y manchas en su Facebook. Ella era preciosa, pero, aún así, un chico puso en los comentarios que era ‘horrenda’. Eso hizo un ‘click’ en la mente de Lorena y, desde entonces, decidió dejar de odiar su cuerpo. Ya no escucharía más mensajes crueles y empezaría a querer tal y como es.

Lorena se quitó toda la ropa, se puso un precioso bikini y se sometió a una sesión de fotos. Luego compartió estas instantáneas en su cuenta de Instagram y la reacción de la gente fue súper positiva.

«Siempre he estado avergonzada de mi cuerpo. Ahora he decidido contar mi historia y mostrarle al mundo mis lunares. Espero poder animar a mucha gente a hacer lo mismo», concluía Lorena.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta emocionante historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡A continuación os mostramos otros artículos de interés!

Fuentes: Metro, Health.