Adaptar una novela a la gran pantalla suele ser bastante complicado. Conseguir que a la gente que le gusta el libro también le guste la película… suele ser casi imposible. Suelen crearse dos bandos y la guerra da inicio. Los de los libros dicen que se han dejado cosas importantes; los de la peli afirman que la historia es mucho más contenida, directa y redonda. Si eso ya es complicado, imaginaros si, además, es una saga de libros.

Pero hay quienes salen más airosos que otros y, si nos vamos a la protagonista de hoy, la ‘Saga de 50 Sombras de Grey’, todos estaremos de acuerdo en que, tanto la película como los libros, fueron un éxito de crítica y ventas. Todo el mundo estaba contento y los fans no podían haber obtenido una mejor respuesta a sus (oscuros) deseos.

Eso los fans, pero ¿y si le preguntamos a su actriz protagonista? ¿Está ella igual de contenta con el resultado final? ¿Ha sido grato todo el proceso de rodaje? La respuesta que ha dado, la verdad, es bastante espeluznante y da muchísimo qué pensar.

Dakota Johnson, según sus propias palabras, ‘quedó tan jodida que tuvo que ir a terapia para poder recuperarse de las secuelas que las tres películas le habían dejado’. Cuando acabó de filmar la última cinta y se fue a protagonizar su siguiente trabajo, ‘Suspiria’, tuvo que recibir tratamiento psicológicoprofesional.

«Es verdad. No estoy de broma. Me jodió tanto que tuve que ir a terapia», confesaba.

Dakota no especificó más detalles acerca de cuáles fueron los motivos exactos que provocaron esos ‘problemas’, pero teniendo en cuenta el alto contenido sexual de la película, podemos deducir de forma más o menos clara de qué se trata todo esto.

Dakota se encuentra en un proceso de ‘redefinición’ de su carrera. Quiere dejar atrás todos los proyectos que ha hecho el momento y empezar una nueva carrera en la que ella misma cree unas películas que, según ella, son inexistentes en este momento.



Explica, de forma bastante poco precisa, que la industria del cine no está satisfaciendo sus ganas y sus deseos artísticos: «He llegado a un acuerdo con el hecho de que los proyectos en los que quiero trabajar no existen, así que tendré que crearlos para mí».

Ahora cree que está en el momento idóneo para intentar iniciar este proyecto, tanto a nivel económico como a nivel profesional: «Me siento increíblemente agradecida de estar en condiciones de hacerlo».

Dakota, a sus 28 años de edad, no ha tenido una trayectoria en el cine precisamente corta. A pesar de aparecer en romances, psicodramas, historias de aventuras y comedias, ella todavía cree que «hay muchas más experiencias que tener», por lo que no piensa esperar que estas le caigan del cielo, sino que la irá a buscar ella misma y las traerá al mundo.

Para ella, el cine no es solo una industria en la que hay que trabajar y cuyo objetivo es enriquecer a los actores y directores que hacen posible su existencia. Para ella es todo un arte: «Es realmente bueno seguir aprendiendo lo que amo».

Para mantenerse ocupada, Dakota acaba de llegar a Los Ángeles tras haber acabado de filmar su última cinta ‘Bad Times At The El Royale’ en Vancouver, Canadá.

Son varios los proyectos que la joven actriz tiene previstos para estrenar en un futuro cercano, pero de lo que realmente tenemos ganas es de ver qué es eso que nos plantea y que tan intrigados nos ha dejado.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido estas declaraciones? ¿Creéis que vale la pena pasar por esto para hacer una película? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¿Te ha parecido interesante el artículo? ¡A continuación os mostramos otros artículos de interés!

Fuentes: digitalspy metro