Ver cómo los actores y actrices crecen es algo que, por algún motivo, nos genera mucha curiosidad, especialmente cuando hablamos de profesionales que empezaron su carrera a una edad temprana. Seguramente hay un punto masoquista en ver su cambio para darte cuenta de que, inevitablemente, te estás haciendo viejo.

Es por eso que muchas de estas noticias hablan sobre niños que aparecían en algunas de las películas que marcaron nuestra infancia y, sin duda, una de ellas es Matilda (1996), un filme dirigido por Danny DeVito que trataba sobre una chica con poderes telequinéticos.

Pero hoy no vamos a hablar ni de la protagonista que da nombre a la película, ni de Bruce Bugtrotter, el actor que interpreta al niño al que obligan a comer un pastel de chocolate enorme.  Hablaremos de Amanda Thripp.

Puede que por el nombre del personaje no os suene mucho, no tampoco por el de la actriz que la interpretaba, Jacqueline Steiger. Pero, si os decimos que es la chica rubia con gafas a la que la profesora Tronchatoro lanza como si estuviese en los Juegos Olímpicos, la cosa cambia.

La profesora Tronchatoro es un personaje al que odias desde el minuto uno. Que alguien tan influyente en la vida de los pequeños sea una persona tan desagradable y mala hace que sea una villana perfecta para la película (como si no hubiese suficiente con los padres de Matilda), pero, por suerte, había una maestra buena para plantarles cara a todos estos adultos son insoportables.

Pero la joven de las coletas sobrevivió a la caída sin problemas y con su pelo intacto. Aunque, por lo visto, las trenzas formaban parte del personaje porque, actualmente, lleva el pelo bastante corto.





Jacqueline Steiger ha cumplido treinta años en diciembre, lo cual hace que, algunos de nosotros, nos sintamos como reliquias de museo.

Tras este papel en la adaptación cinematográfica de la novela de Roald Dahl apareció como Margaret en la segunda película de carne y hueso de Daniel el Travieso. También tuvo un pequeño papel en La pesadilla de Susi, una película de Scarlett Johansson.

No sabemos si es porque la escena del lanzamiento de martillo la traumatizó, pero, como hemos dicho, se dejó un peinado bastante corto. Aparte de estos aspectos más superficiales,  ha estudiado lingüística y antropología al mismo tiempo que ha hecho de productora en algunos cortos.

Además, Jacqueline se considera a si misma una nerd, es decir, una friki.

“Trabajo a la Comic-Con de San Diego cada año y me encanta cualquier cosa relacionada con la ciencia-ficción o la fantasía. También me encanta la comida, sobre todo si lleva queso fundido encima”.

Para los que no lo sepáis, la Comic-Con de San Diego es una de las convenciones de cómics más importantes del mundo, la Meca del frikismo.

Para terminar y por si hay alguien que aun no reconozca el personaje del que estamos hablando, os dejamos la famosa escena para que os pongáis en situación.

Aunque Jacqueline ya no participa de la misma forma del mundo del cine, siempre será recordada por su aparición en una de las películas que más nostalgia nos inspiran. Pese a que, hace nada, haya roto la imagen clásica que tenemos de ella con este pelo azul.

First wash. #nofilter #gottahavebluehair #noticemesenpai #ohoho

A post shared by Jacqueline Steiger (@crackerjackjs) on

¿Recordabais esta escena mítica de Matilda? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: digitalspy, heart, imdb

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥