La mayoría de nosotrxs hemos conducido y hemos visto coches o motos cometiendo todo tipo de temeridades estúpidas o, a veces, ni siquiera son imprudencias, sino simples actos sin sentido. Coches adelantando por la derecha; intermitentes de adorno; vehículos con dos ruedas a cada lado de la línea blanca; velocidades exageradas; luces largas a plena luz del día o, simplemente, gente haciendo “eses”. En resumen, haciendo lo que le da la gana y sin consciencia ninguna.

Normalmente, el momento en que vemos a alguien haciendo cosas de esa índole viene acompañado de un comentario del estilo de “Este va a tener un accidente” u “Ojalá lo multen”. Pero nuestras expectativas no siempre se ven satisfechas o, por lo menos, no estamos presentes en el momento en el que se produce el castigo divino.

   

Pero, por suerte, un conductor ha podido capturar un vídeo en el que se ve al karma actuando con una efectividad y una rapidez a la que no nos tiene acostumbradxs. El tráfico era denso y los coches avanzaban lentos por una autopista americana mientras el autor del clip mantenía la paciencia y esperaba el momento de proseguir. Fue entonces cuando otro vehículo de color blanco quiso ser el más listo de la clase y decidió avanzar por la derecha, por un carril que estaba cerrado.

Sin embargo, no escogió el mejor momento para realizar esa maniobra ya que el automóvil que estaba justo delante era un coche de policía. No pasaron ni dos segundos antes de que encendiese las luces y la sirena para hacerlo parar.

El vídeo es muy corto pero produce una sensación de satisfacción que raramente vivimos. Y es que es muy fácil sentirse identificado con el conductor al que se le escucha decir con tono burlón “No lo hagas” (Don’t do it), seguido de un par de ruidos de puro placer, como cuando uno escucha a un gato ronronear.

La vida es muy injusta, pero cuando ocurren episodios como este entendemos que la gente crea en que todo tiene un sentido y que formamos parte de un plan divino, creemos en Dios y en el karma, al menos hasta que volvemos a la realidad de nuestro día a día.

De hecho, muchos psicólogos se están planteando usarlo para combatir ciertas afecciones mentales como el estrés o las depresiones. Recomiendan ver el vídeo después de cada comida para afrontar la vida con más seguridad y confianza en nuestro entorno.

Este vídeo no solo es método estresante para todos los conductores prudentes, sino que esperamos que también sirva de advertencia y ¿por qué no decirlo? amenaza, para todos aquellas personas que muestran muy poco respeto a las normas de tráfico y a la carretera en general. Por eso mismo, los policías estadounidenses también han contribuido a la viralización del vídeo para mostrar que son capaces de hacer bien su trabajo y que no se limitan a disparar a negros desarmados.

A continuación y sin más dilación (sabemos que ha habido bastante), os dejamos el clip de trece segundos donde se muestra lo que os comentábamos anteriormente. Esperamos que disfrutéis de esta escena que hace evidente que, a veces, el bien gana al mal.

¿Habéis vivido nunca un momento de karma instantáneo como este? ¿Estabais vosotros al volante o simplemente lo visteis? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!