La casa de papel es una de las producciones españolas con mayor éxito a nivel internacional y, mediante Netflix, la están viendo en todo el mundo. Países como Brasil, Estados Unidos y Reino Unido, entre otros, han quedado maravillados con la serie de Atresmedia y Vancouver Media. Y no nos extraña, porque la verdad es que nos ha hecho disfrutar muchísimo. Netflix ha informado recientemente que se ha convertido en la ficción de habla no inglesa más vista en toda la historia de la plataforma: lo que es un éxito sin precedentes, vaya. La serie ha sido aclamada por espectadores y críticas, tanto que, según IMDb, es la mejor ficción española de la historia.

Pero no en todos ha recibido el mismo calor y apoyo, concretamente en Turquía ha tenido una acogida diferente. No es que no les haya gustado la trama o sus personajes, lo que ocurre es que una parte de la sociedad ha interpretado que aparecen muchos mensajes subliminales cargados de símbolos que incitan a la rebeldía.

El propio exalcalde de Ankara, Melih Gökçe, lo ha dicho en su perfil de Twitter, de hecho, literalmente ha dicho que la policía debe actuar. “Debe ser intervenida por las autoridades policiales”.

 

Pero no se quedó aquí, sus redes sociales se han convertido en una recopilación de mensajes en contra de lo que, según él, fomenta La casa de papel poniendo en peligro el régimen del presidente Recep Tayyip Erdogan.

“Busca dirigir a la juventud hacia un lugar: la sublevación. Cada fotograma del tráiler de la serie tiene mensajes subliminales y está triunfando en países con muchos rebeldes”.

De hecho, ha llegado al extremo de decir que el tráiler de la segunda parte de la serie incita al asesinato del magnate Ali Koç, uno de los hombres más ricos del país.

Uno de los periodistas y tertulianos más famosos del país (es decir, su versión de Lydia Lozano), llamado Ömer Turan, también se expresó de forma similar sobre el contenido de La casa de papel.



“El tráiler (de la segunda temporada de la serie) está lleno de mensajes subliminales, de principio a fin. Es muy significativo que aquí se permita que exista una serie que alienta la rebelión contra las autoridades y el Estado y que motive a la juventud para que se prepare para la rebelión”.

Algunos de estos mensajes a los que hacen referencia son, por ejemplo, el hecho de que en uno de los spots aparezca la inscripción “Berlín es nuestro padre” ya que, según el periodista, esto hace alusión a la capital alemana y a Europa como padre.

“Para mí, ese mensaje tiene que ver con la burocracia, la economía, el banco central y el aumento del valor del dólar. Ese mensaje no es ni subliminal: es un mensaje que es claro y muy internacional”.

Debido a todo esto, se ha solicitado que el Gobierno turco intervenga e investigue a la serie, lo cual es perfectamente viable, debido a la “nueva ley de Internet” que permite que las autoridades regulen los contenidos de cualquier plataforma online. Eso quiere decir que la serie podría desaparecer del catálogo de Netflix en Turquía, si las acusaciones del exalcalde y el periodista triunfan.

Es obvio que la serie habla sobre la lucha por parte de aquellos que no están aforados y trata sobre la revolución, de hecho, no es casualidad que uno de sus canciones principales sea el “Bella Ciao”, un canto partisano italiano de los grupos resistentes contra el fascismo. Pero viendo que la quieren prohibir, puede que sea, precisamente, más necesario que la serie se pueda disfrutar en los países donde, precisamente, se censura.

¿Os parecen justas las acusaciones en contra de La casa de papel? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: elpais, abc