Hoy os traemos una historia que, a pesar de que pueda parecer muy ‘simple’, guarda detrás un complejo mensaje. Se trata de una mujer transgénero que, cuando aún era un hombre, fue rechazada por su novio y, ahora que ha completado su proceso para adquirir, de una vez por todas, su nueva identidad, él ha vuelto a por ella.

Erin Anderson, de 22 años de edad y natural de Owensboro, Estados Unidos, nació con el nombre de Aaron. Según ella, a sus tres años, ya sabía que había nacido en el cuerpo incorrecto, por lo que empezó a vestir con la ropa de su madre.

Ella tenía 18 años cuando tuvo su primer ‘crush’ con Jared Norrris a partir de conocerlo a través de su Facebook. A pesar de que se enamoró a primera vista, él no la correspondió y ‘pasó del tema’.

Dos años más tarde, después de que Erin llevase más de siete mese sometiéndose a su tratamiento de hormonas, Jared, de 28, le dio like en Instagram y la pareja empezó a quedar, poco a poco, hasta llegar a un bonito romance.

Han pasado dos años desde entonces y la pareja sigue con más fuerza que nunca (no sin antes tener que haber superado un montón de críticas a través de las redes sociales). Hoy en día, Erin se está sometiendo a un tratamiento de reemplazo hormonal, se ha hecho un implante de pechos y ya planifica someterse a una cirugía de reasignación.

Ahora ella considera que ‘da el pego’ como mujer transexual, pero afirma que su pareja está encantada y que le es indiferente el hecho de que ella se someta o no al procedimiento de reasignación.

“Ella quiere verse más femenina, pero, para mí, ella ya está hermosa así”, explicaba Jared respecto de que su novia se sometiese a dicha cirugía.

“Entiendo que esta es una cuestión que tiene que decidir ella, pero es que, en este momento, no podemos permitirnos una cirugía de ese tipo para que pueda finalizar su conversión”.

“Yo la amaré de la misma forma siempre, haga lo que haga. Ella sigue siendo la misma persona a pesar de todo esto, creo que ya se ve lo suficientemente femenina, pero entiendo que la distrofia de género es algo más compleja que esto”.

“Amo a Jared con todo mi corazón”, explicaba Erin. “Al principio, cuando le hablé por Facebook, él me ignoró. No parecía interesado en absoluto, por lo que decidí no intentarlo más con él”.

“Fue dos años más tarde cuando le gustó una de mis fotos en Instagram, en ese momento yo ya me había ‘hecho pública’ como una mujer trans”. Este fue todo el aliento que Erin necesitaba y, rápidamente, le mandó su número de teléfono.

“No habían pasado ni cinco minutos cuando recibí un mensaje de él y comenzamos a hablar. Al día siguiente era mi cumpleaños, salí con él y una semana más tarde estábamos saliendo oficialmente y estamos juntos desde entonces”.

Es la primera relación seria de Erin, quien confesaba que los novios anteriores habían admitido tener demasiado miedo de ser juzgados por comprometerse con ella: “Antes de salir con Jared, había estado viendo a otras personas, pero no surgió nada serio porque tenían miedo de decírselo a sus familiares o amigos”, explicaba Erin.

“Me decían que realmente me querían, pero que no podían arriesgar a su familia sabiendo que yo era trans y eso era lo que más me dolía. Jared no temía que se hiciera público. Le dijo a su familia que yo era trans y todo, a él no le importa lo que piensen los demás”.

Jared explicaba: “Salí mucho con ella y realmente lo disfruté, teníamos muchas cosas en común, incluso después de hablar solo un par de días. No paraba de pensar: ‘podría enamorarme de esta persona’. Al principio no sabía a dónde iría, pero, un día, mientras estaba acostada en la cama viendo televisión, le dije cómo me sentía”.

“Yo estaba en plan: ‘te amo y creo que podríamos hacer que esto funcione sin demasiadas dificultades’. No me importaba ganarme enemigos y que me odiasen por hacer público lo nuestro, yo solo quería estar con la persona que me gustaba en ese momento”.

“Llegué a recibir amenazas de muerte. Un tipo me escribió un día diciéndome que vendría hasta mi tienda a darme una paliza. Siempre son las mismas cosas tontas como “Te odio”,”eres asqueroso”,”estás saliendo con un amigo” y otros comentarios de este tipo.

“Después de recibir todas estas amenazas de muerte, hablamos de ello y decidimos ignorar a todos,  enviasen amor u odio. Afortunadamente, tuve algunos mensajes que nos alentaban y nos decían que ignoráramos a los que odiaban, esto nos recuerda que las personas de este tipo no merecen nuestro tiempo ni nuestra paciencia”.

Erin confesaba que, en la escuela, mientras vivía como Aaron, era intimidada por los chicos que la encontraban ‘demasiado afeminada’ y, además, fue condenada al ostracismo por las niñas, ya que no la veían como una de ellas.

“A los tres años, era una niña con una gran sensibilidad artística, siempre me dibujaba como una chica. Era como me veía”, decía Erin.

“Utilizaba los tacones altos de mi abuela, me ponía el maquillaje de mi madre y una serie de cosas que un niño pequeño no haría bajo ningún concepto”. Pero, a pesar de esto, no fue hasta los 18 años que Erin decidió no reprimir más sus sentimientos y dar el paso que necesitaba para asumir su verdadera identidad de género.

“Para entonces, ya no era feliz en mi género nato, cuando era niño, pero me quedé completamente desorientada acerca de cómo cambiar, no tenía conocimiento sobre el tema ni idea de por dónde podía comenzar. Pensé que era demasiado vieja para iniciar la transición, hasta que un buen amigo me recordó que la vida es demasiado corta y que no podía seguir viviendo mi vida de forma tan infeliz”.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta emotiva historia de superación? dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: Dailymail, Mirror.