Hoy os contaremos la historia de una mujer fue a hacerse un procedimiento quirúrgico muy peculiar en el que quería modificar el color de sus ojos. Pero, por desgracia, no funcionó como esperaba y, a partir de aquí, se enzarzó en una peculiar odisea para intentar solucionarlo.

Nadinne Bruna es una modelo de treinta y dos años que deseaba que sus ojos pasasen de su color castaño natural a un tono de gris claro. Para hacerlo, tuvo que viajar a Bogotá, ya que no está permitido realizar ese tipo de operaciones en Estados Unidos.

La cirugía fue un fracaso y, tras someterse a ella, Nadinne empezó a perder visión. Siempre lo veía todo borroso y sus ojos estaban enrojecidos.

Directamente le afectó en su trabajo y, durante meses, no pudo trabajar en ninguna sesión de fotos. De hecho, finalmente, Bruna ha quedado con daño irreversible en sus ojos y su vida ha quedado destrozada. “Esta vida ha jodido mi vida por completo”, asegura.

“Antes de la operación mis ojos estaban sanos, pero fui demasiado inocente e inmadura. Ahora mis pupilas no se ajustan a la luz y soy muy fotosensible.”

 

Ahora Bruna tiene glaucoma debido al daño sufrido por parte de su nervio óptico y debe someterse a un trasplante de cornea y lidiar, también con sus cataratas. La modelo ha pasado de tener unos ojos muy normales, pero perfectamente sanos, a tener una capacidad de visión similar a la de una anciana de noventa años.



Bruna había forjado una carrera mediante Instagram a través de la cual siempre ha explicado sus operaciones y procedimientos quirúrgicos. Pero la última sumió a la joven en una profunda depresión y, si ha sido capaz de seguir adelante estos dos últimos años gracias al apoyo de su hermana que, prácticamente, le ha hecho de enfermera.

 

“Soy una persona muy valiente e inteligente, pero esto fue una estupidez y confié en la persona errónea”. Nadinne Bruna sigue entrando una y otra vez al quirófano para intentar reparar, en la medida de lo posible, el daño que han sufrido sus ojos y, en consecuencia, su visión.

Una de las doctoras que ahora intenta ayudarla dijo lo siguiente:

“Inyectarse una placa de silicona en el ojo hace que la drene, es decir, actúa como un tapón en la pica e impide que el ojo esté húmedo. Eso causa presión dentro del ojo que hace que se inflame y dañe las estructuras del órgano receptor”.

Debido a este incidente en Colombia, Bruna ha perdido el ochenta por ciento de la visión en su ojo derecho y el cincuenta en el izquierdo.

Esperamos que, aunque no pueda seguir con su vida anterior, encuentre una forma de rehacerla.

¿Creéis que es fallo de Nadinne por imprudente? ¿O pensáis que hay procedimientos que deberían prohibirse en todo el mundo?

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: metro, dailymail