Primero solo estaba el chat de Terra.es, luego, poco a poco, fueron apareciendo nuevas formas de ligar en Internet hasta que llegamos a Meetic y Badoo. Y entonces apareció el todopoderoso Tinder, una herramienta que ha hecho más por el amor que el dios griego Baco y Carlos Sobera juntos.

La famosa aplicación ha cambiado mucho la forma que tenemos de conocer a gente nueva con su simple sistema de matches. Pero si alguien creía que se había tocado techo en lo que a apps de ligoteo se refiere, está muy equivocado.

Recientemente ha aparecido un nuevo software para móvil con un planteamiento bastante diferente. Kiki sirve para conectar usuarios que busquen compañía, pero con una particularidad, mientras una elige el plan para la cita y las condiciones de esta, el otro recibe una compensación económica.

Sabemos que el nombre Kiki puede asociarse fácilmente con hacer el amor, con el coito, con la fiesta de la carne, con el placer adulto.  Pero la app está pensada para gente que quiera conocerse de forma seria y no tanto para fornicaciones espontáneas, aunque todo es posible.

Con conocerse de forma seria nos referimos a que la aplicación no pretende juntar personas con un objetivo concreto. Es decir, mientras otras páginas de citas juntan a la gente con la intención de que se casen y otras para, únicamente, tener ratos de placer, pero en este caso solamente se quiere juntar a dos personas para que se hagan compañía y disfrutar de un plan juntos.

Las palabras textuales del CEO de la empresa son: “Kiki no está pensado sólo para ligar, sino también para las personas que, por ejemplo, llegan nuevas a la ciudad y quieren conocer gente, o para los que tienen intereses especiales, como la comida vegana…”

Funciona de la siguiente manera. Si tú quieres ir al cine a ver una película de terror, pero tus amigos se cagan de miedo a la mínima, puedes entrar a Kiki y buscar a alguien con tus mismos intereses para proponerle el plan. Entonces, si la otra persona acepta, tendréis una cita.

En función del tipo de encuentro, la persona que ha seleccionado el tipo de cita tendrá que abonar una cantidad de dinero a la aplicación. Para que os hagáis una idea: un café serían 5 euros; ir al cine 10; una cena 20, etc.

De ese dinero, el que se ha sumado al plan recibirá el 70% de lo que haya pagado el otro mientras que Kiki se quedará el 30% para la financiación de su negocio.

Aunque en un principio parece raro, este es un concepto bastante novedoso que pretende generar mucha más confianza y seguridad en las citas que el resto de aplicaciones. Lo que quiere evitar Kiki son esas quedadas incómodas que, a veces, nos da Tinder.

Ahora mismo, la fase beta del software y las pruebas realizadas revelan que la mayoría de sus usuarios son chicas por debajo de los cuarenta y, además, en su mayor parte son gente joven, por debajo de los cuarenta, sobre todo, universitarias y universitarios, que son los que más utilizan Kiki. Todas estas pruebas se han realizado en el extranjero y, seguramente no llegue a España hasta verano.

Para nacer, se ha financiado, como muchas startups, mediante la ayuda de familiares y amigos y, como hemos dicho, se financiará mediante ese sistema de pago al tener la cita. Además, en un futuro tienen intención de crear sinergias con otros negocios y plataformas de cuponeo para tener contratos con otras empresas y organizar las citas en ciertos establecimientos o lugares.

¿Usaríais esta aplicación o sois más de Tinder? Explicádnosla en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: elmundo, merca2