La mayoría de los jóvenes actores de Hollywood (y por jóvenes nos referimos a los niños) no han decidido serlo, sino que han sido sus padres quienes los han paseado por todas las agencias de casting habidas y por haber. Si el bebé es mono y los padres tienen algo de ojo para el dinero, es muy posible que termine apareciendo en más de un anuncio de pañales.

Así le sucedió a Anna Chlumsky, quien empezó su carrera en el mundo de la interpretación con solo diez meses, protagonizando algunos spots publicitarios.  Puede que por el nombre no os suene tanto, pero en 1991 protagonizó una de las películas más lacrimógenas de la época junto a la estrella infantil Macaulay Culkin.

Su madre, que le hacía de mánager, la presentó a un casting para el papel principal de Mi chica y lo consiguió gracias a su expresión sonriente y sus ojos cielo. Para los que no os acordéis (o no hayáis visto) de la película, trataba sobre una joven hipocondríaca y obsesionada con la muerte debido a que su padre dirige una funeraria y su madre murió cuando ella era muy pequeña.

Os avisamos de que, si no la habéis visto nunca (cosa rara si nacisteis en los noventa o antes), es de esas películas que deben de verse con uno o dos paquetes de clínex al lado del sofá.

Anna no había tenido ninguna experiencia como protagonista en el cine, pero en este caso llevó todo el peso interpretativo de la película y, de hecho, su interpretación fue una de las partes mal alabadas del filme. Pero, por desgracia, no le valió para llevarse el papel de Jurassic Park (por el que adicionó) que terminó a manos de Ariana Richards.



Después del éxito de Mi chica, hizo Mamá a tu medida con Sissy Spacek y la segunda entrega de Mi chica junto al actor de El último gran héroe, Austin O’Brien.

Mi chica 2 no funcionó, ni de lejos, tan bien como primera y, tras un par de fracasos en taquilla, Anna decidió ir a la universidad y graduarse en Estudios Internacionales.

Luego hizo un par de papeles desafortunados y no tuvo un rol realmente interesante y relevante hasta In the loop (2009), una sátira política. Más tarde confirmó su vuelta a Hollywood (aunque fuese en la pequeña pantalla) con el papel de Miriam Lass en las dos primeras temporadas de Hannibal.

Pero la realidad es que la serie alrededor de la cual ha organizado su carrera actual es Veep, casualmente (o no) hecha por el creador de In the loop y protagonizada por Julia Louis-Dreyfus, donde interpreta a la jefa de gabinete de la vicepresidenta de Estados Unidos.

En la vida real está casada desde 2008 y tiene dos hijas. Lejos de añorar esos tiempos en que todo el mundo la reconocía por la calle, disfruta de una vida familiar, aunque desearía poder trabajar algún día con algunos de sus amigos e ídolos como Elijah Wood, Robert Sean Leonard o Winona Ryder.

La verdad es que Anna Chlumsky ha conseguido que su éxito inicial no la estropease y aprovechar el filón de las películas que hizo para tener una carrera adulta, “cómoda”, profesional y, en la medida de lo que ella quiera, familiar. Además, podemos comprobar que, aunque evidentemente se ha convertido en una mujer, sigue teniendo esa misma cara angelical que la caracterizó en la película que la hizo famosa.

¿Os acordabais de la película Mi chica y de Anna Chlumsky ? ¿Llorasteis por el final inesperado? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: lavanguardia, express.co