Muchos hemos estado días, meses, años y lustros enteros intentando convencer a nuestros padres para ir a Disneyland Paris, pero tras mil excusas y formas de dar largas nos han terminado llevando a los autos de choque de las fiestas del pueblo. Pues algo así le pasó a Stéphane M.Grueso, excorresponsal de TVE en Berlín.




El activista explicó, de forma resumida en Twitter, lo arduo que fue el proceso judicial contra la televisión nacional en el que se pedía que se hiciese público el coste de la candidatura de España en el Festival de Eurovisión 2016.

“Tras casi dos años de trámites, dos reclamaciones y un juicio después, RTVE me entrega los costes de producción de Eurovisión de 2016”. Como podéis ver, no fue nada fácil conseguir esos datos ya que, de hecho, no los revelaron hasta que el Tribunal Supremo les obligó a hacerlo.




Tuvieron que reconocer que la participación de la artista Barei con la canción Say Yay! costó un total de 445.234,86€ pero es que, además, recientemente se han dado a conocer los detalles de la factura con los gastos y el concepto al que estaban asignados.

La magistrada del caso dijo que la información solicitada a TVE es de carácter público ya que dicho ente público se nutre de los Presupuestos Generales del Estado y de tributos de entidades privadas.

La cadena de televisión alegaba que revelar esos datos suponía una vulneración de los intereses económicos y comerciales, pero la persona encargada del caso determinó que esta afirmación no tenía validez.

De los 445.000 euros citados, 293 se pagaron a la Unión Europea de Radiodifusión por los derechos de retransmisión de las dos semifinales y la final, es decir, esos se tienen que pagar sí o sí, pero el resto de gastos han dejado a más de uno con la duda en el cuerpo. Y desde lo del Máster de Cifuentes, la gente está bastante escéptica por no decir que están hasta los huevos de dudas e incongruencias.




TVE ha sido obligada por la Ley de Transparencia a enviar todos los datos en referencia a los gastos que generó el Festival que, aunque a día de hoy nos tiene a todos locxs por la participación de Amaia y Alfred, en 2016 nos importaba más bien poco a la mayoría de nosotrxs.

Aparte de los derechos de retransmisión anteriormente citados están los repuestos de material de oficina y varios, servicios de la productora (atrezzo, decorado, vestuario), alquileres equipos técnicos, asistencias técnicas, gastos de invitados, artísticos (coristas y comentarista), transporte mercancías, transporte pesado, internacional, dietas y alojamiento, comidas de rodaje, transporte personal comisión servicio, taxis y transportes con conductor (minibuses).

A continuación, os dejamos el documento oficial que, finalmente, ha compartido Stéphane.

Puede ser difícil entender si estos gastos son demasiados elevados o no, pero para que os hagáis una idea, lo más destacable es que los gastos de alojamiento ascienden a 33.534 euros, lo cual es una barbaridad. Y es que la candidatura de Barei fue 50.000 euros más cara que la de la Edurne, la cual era más popular.





Más allá de si es mucho dinero o poco, lo preocupante de esta noticia es que cueste tanto conseguir que se hagan públicos estos datos que RTVE se negó a presentar hasta que el Consejo de Transparencia no tomó cartas en el asunto.

¿Por qué creéis que TVE ha estado “escondiendo” esa información? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: lavanguardia, mundodeportivo