Hay tantos tipos de familia como tipos de culo, sobre todo, desde que, cada vez, el modelo “estándar” de núcleo familiar se diluye en un mar de madres solteras, dos madres, un padre y un canguro, o niños criados por animales al más puro estilo Mowgli.

Pocas familias son tan entrañables y espeluznantes al mismo tiempo como la Addams. Este grupo tan peculiar ha tenido películas, series de dibujos animados y, ahora, incluso tienen una versión de carne y hueso en la vida real.

Puede que no tengan su mismo apellido pero Rick, Kate y sus tres niños tienen la misma afinidad por lo macabro y gótico. Así que, obviamente, su casa también responder a esa afición por lo oscuro.

“Tu domicilio debe ser un sitio donde te sientas cómodo, nosotros no decoramos nuestra casa con una intención diferente a la del resto de personas, nuestros gustos son la única cosa distinta y eso es, precisamente, lo que la convierte en un lugar especial”.

Muñecas al más puro estilo Annabelle, marionetas, cabras momificadas (tal y como lo oís) y, sobre todo, más tablas de Ouija que pelos en el culo tiene Lucifer.

“La razón principal por la que coleccionamos Ouijas es porque deseamos vivir en una casa encantadas”.

Lógico. Si quieres que la gente del más allá contacte contigo, lo mejor será que compres sus teléfonos ya que eso es lo que es la Ouija, un WhatsApp esotérico.



La familia Schrek tiene ese como su principal objetivo, contactar con espíritus y tener experiencias que trasciendan la vida. Por ejemplo, Rick, el padre de familia, puso una tabla maldita en cada pared con la “esperanza” de crear un vortex para que los fantasmas pudiesen visitar su domicilio. Algo así como un felpudo de bienvenida para no muertos.

“Creo que el motivo por el cual me interesa todo esto es porque, con solo cuatro años, pasaba mucho tiempo en la morgue con mi abuelo que me decía: Shht, la gente está durmiendo”.

Además, su vehículo familiar no es el clásico monovolumen, aunque espacioso lo es un rato. De hecho, seguramente alguno de vosotros ya habrá deducido en que viajan los Shrek. Efectivamente, usan un coche fúnebre.

Hay que reconocer que, pese a ser un poco de mal gusto, un coche de muertos no es tan mala elección. Tienes sitio de sobras para llevar los niños y, si es necesario, ayudar en mudanzas o transportar cosas importantes.

Ver cómo recogen a sus hijos del cole o como van de compras con ese recuerdo constante de la muerte no tiene desperdicio. Seguramente los otros niños preguntan a sus padres si pueden subir al coche de sus amigos y ellos responden “Todavía no hijo, todavía no”.

Las familias y niños de todo el vecindario tienen bastante miedo y cuentan leyendas sobre la casa. Pero los Schrek, aunque raros, saben que nadie tiene nada que temer ya que el hecho de que les gusten esas cosas no significa que ellos estén locos o quieran hacer daño a alguien. De hecho, justo lo contrario.

“En Halloween esto va a ser una fiesta”.

La verdad es que, al igual que los Addams, la familia Schrek son agradables y terroríficos a partes iguales y lo mismo que tienen de raros lo compensan con su carácter afable y divertido.

¿Conocéis  alguna familia peculiar? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!



Fuentes: nypost, ranker