Vivimos en una sociedad tremendamente hipócrita, algunos más y otros menos, pero nadie se salva de caer en el saco. De alguna forma u otra somos injustos y el «donde dije digo, digo Diego» nos permite salir airosos de cualquier discusión en redes sociales como si tuviésemos no solo integridad moral, sino autoridad.

A menudo, criticamos con firmeza cosas que, seguramente, deberíamos solucionar nosotrxs primero. Por trascendental que sea el tema, siempre tenemos alguna opinión y, puede que en algunos casos hablemos con conocimiento y fundamento, pero lo más normal es que comentemos las cosas sin tener ni la más mínima idea de lo que estamos hablando. De hecho, puede que lo estemos haciendo ahora mismo.

cosmo kramer mind blown GIF

Pero lo más grave no es que tengamos un criterio erróneo, eso nos pasará toda la vida, lo que es especialmente preocupante es que usemos un doble rasero para valorar el mismo hecho en personas diferentes. Es decir, cuando no tratamos de la misma forma situaciones parecidas, discriminando a alguien por el motivo que sea.

the matrix no GIF

El ejemplo más claro es cuando tu hermano hacía una trastada y se libraba por ser el menor, mientras tú te habías comido broncas épicas por lo mismo.

Molly Freund es una fotógrafa que decidió realizar un proyecto artístico en el que criticaba, precisamente, este doble rasero que se aplicaba, especialmente, en el caso de las mujeres.

Vello corporal masculino/ Vello corporal femenino

De alguna forma, el hecho de que un hombre esté depilado es como un extra, mientras que en el caso de las mujeres es, prácticamente, obligatorio.

Nadie pone una pistola en la cabeza de una chica para que se depile, pero socialmente hay mucha presión. Si una chica va sin depilar, tanto hombres como mujeres se lo dicen rápidamente cuando el campo está empezando a crecer. En cambio, un hombre necesita tener una barba en el hombro para que lo traten de peludo.





Alcoholismo de ricos/ Alcoholismo de pobres

La artista cuenta que la idea de su proyecto le vino precisamente cuando servía Martinis a las 11 de la mañana a un grupo de ricos, mientras estos criticaban a los vagabundos que duermen abrazados a su botella de vodka.

La misma adicción es tratada como un símbolo de poder y elegancia si adoptas una postura suficientemente estirada, pero, en cambio, si eres un «homeless», tu alcoholismo se considerará el motivo de tu desdicha sin que las personas valoren si has podido tener mala suerte, las condiciones en las que has crecido o cualquier otra causa.

El pezón masculino en Internet/ El pezón femenino en Internet

En muchas redes sociales, se considera que el pezón femenino puede ser ofensivo y debe ser censurado.

Madre trabajadora/ Ama de casa

Aunque parezca que toda la sociedad adora a las madres, la realidad es que son uno de los colectivos más juzgados por el resto y, casi siempre, de forma injusta. Se las critica por si son demasiado jóvenes, demasiado mayores, si tienen pareja o si no la tienen y, a menudo, ninguna de las dos opciones se ve como la correcta.

Especialmente si hablamos de cómo ocupan su tiempo las madres. Si siguen con su trabajo se las critica por egoístas y por no pensar en su familia, pero si se quedan en casa se las llama vagas y se asume que no trabajan porque no quieren.

¿Conocéis otros casos en los que se aplique un doble rasero? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO