A muchxs os sonará el nombre de Sean Penn, ¿verdad? Ese mítico actor ganador de dos premios de la Academia que nos ha regalado cintas como ‘Mystic River’ o ‘Yo soy Sam’ y que, además, es un fiero activista social. Todo un referente en el mundo del cine y, probablemente, uno de los mejores actores vivos. Pues resulta que, en los últimos años, su nombre está saliendo mucho en la prensa, pero por razones que poco tienen que ver con el mundo de la interpretación.

Hace un tiempo saltaba toda aquella polémica con la entrevista que realizó al narcotraficante ‘Chapo’ Guzman. Pero es que ahora lo volvemos a tener en los tabloides a raíz de una entrevista realizada el pasado día en un programa de televisión en la cual… digámoslo así… no estaba ‘muy fino’.

Penn se encuentra promocionando su nuevo libro «Bob Honey Who Just Do Stuff». El actor parece estar pasando por un momento bastante extraño y algo oscuro de su vida y lo ha dejado ver en casi todas las entrevistas que ha hecho en las últimas semanas.

Pero la de anoche en el «Show de Stephen Colbert» parece haber sido la gota que ha colmado el vaso. El actor se presentó en un estado que, como mínimo, era preocupante. Estaba medio sedado, completamente despeinado y, en medio de la entrevista, decidió ponerse a fumar.

Él mismo se encargó de explicar lo que estaba pasando: había consumido un sedante muy fuerte para poder dormir durante un largo vuelo, y aún le duraba el efecto. «He tenido que tomar Ambien (el nombre con el que en los Estados Unidos se le da al tranquilizante Zolpidem) para poder dormir después de un vuelo nocturno».

El presentador, bastante serio, le preguntó: ¿Y todavía estás bajo los efectos del Ambien?» A lo que el actor respondió de forma afirmativa. «¿Y cómo podemos diferenciar al Sean Penn que ha tomado Ambien del que no?», continuaba Colbert. Pero aquí ya no obtuvo respuesta. El actor se sacó del bolsillo un paquete de tabaco y se puso a fumar como si nada.

Así estuvo durante toda la entrevista (que, por su bien, no fue demasiado larga). Dado que no paraba de fumar en ningún momento, el presentador tuvo que espetarle: «Queremos tenerte aquí durante todo el tiempo posible, pero esas cosas son malas», pero Penn, haciendo gala de su humor bastante negro, le respondió «Bueno… es seguridad laboral para los oncólogos».



Dejando de lado este elemento, la entrevista tampoco pudo concurrir con demasiada normalidad debido al estado del actor. Las respuestas que daba eran muy erráticas y no parecía estar demasiado atento a las preguntas del presentador.

De las pocas cosas que se pudieron sacar en claro del ‘interrogatorio’, es que el actor está ya bastante cansado de la actuación: «Lo mejor que un actor puede aportarle a cualquier proyecto en el que trabaje es adaptarse y saber trabajar con el resto del elenco. Y lo cierto es que a mí cada vez me gusta menos interactuar con los demás».

Aquí os dejamos el vídeo con el momento: 

Una lástima ver a un actor que ha significado tanto para la historia del séptimo arte en estas condiciones. ¿Estará en un momento complicado de su vida? ¿Qué se oculta detrás de esta actitud tan extraña? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: ABC, SER, Infobae.