La nueva película de Tomb Raider ha sido esperada por los amantes de videojuegos como agua de mayo. Los fans han estado rejugando todas las entregas de la saga y remirando las películas anteriores para estar al día antes de este reinicio de la historia.

Pero no solo se han estado preparando los seguidores de Lara Croft, sino que Alicia Vikander también ha tenido que entrenar a conciencia para convertirse en esta protagonista tan aventurera.

Unos meses antes del inicio del rodaje, le ha tocado pasar mucho tiempo en el gimnasio con su entrenador, Magnus Lygdbäck, para ponerse más fuerte.

La joven actriz dice que ganó unos cinco kilogramos en músculo.

“Hice ciclismo, MMA, boxeo, escalada, natación… Levanté más pesas que en toda mi vida”.

Al igual que Lara Croft en la película, Vikander pasó de ser una mujer de ciudad a una heroína de acción.

“Me encantó que fuese un personaje tan físico, aunque al inicio del filme entrena MMA y va en bici, no lo lleva a la práctica hasta que la situación requiere que saque todas sus armas”.

Iba al gimnasio siete días a la semana durante los meses previos al rodaje. Los primeros dos meses consistieron en, únicamente, un poco de dieta y ejercicios que su entrenador le mandaba para que estuviese lista llegado el momento.

La dieta estaba basada en un régimen rico en proteínas. Un ejemplo de lo que comería un día sería: Un desayuno con 4 huevos y un aguacate y para comer o cenar platos con ternera, pollo, pescado o cualquier cosa con carbohidratos como arroz integral o patata.

Cuatro meses antes de que empezaran a grabar, ella y Magnus comenzaron a ejercitar juntos y, cuando solo quedaban dos, pasaron al entrenamiento de alta intensidad por la mañana y sesiones de 45 minutos de gimnasio por la tarde.

Uno de los motivos por el cual Vikander entrenó tan duro es porque quería que las escenas de lucha fuesen realistas.

“Soy una mujer de tamaño pequeño y quería que Lara se viese fuerte y capaz de luchar contra los hombres que la atacan en la película”.

Pese a eso, Alicia reconoce que ya no está tan fuerte como lo estaba durante el rodaje y que, al parar su entrenamiento, volvió a como estaba antes. Pero dice que así, la próxima vez que tenga que hacer un trabajo parecido, tendrá la mentalidad necesaria desde el minuto uno para poder lograrlo.

¿Os habéis intentado poner fuertes en solo cuatro meses de gimnasio? ¿Cómo? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: vogue, self