Vivir es una gran experiencia que, además (al menos que se sepa), solo se tiene una vez en la vida. Esta puede estar llena de momentos preciosos y, a la par, de momentos más duros y menos agradables. Pero, en general somos afortunados de poder vivir una vida que, además nos viene regalada. Eso sí, hay un momento que, para cualquier persona, es un maldito infierno: la pubertad.

Diamond Youth GIF by Topshelf Records - Find & Share on GIPHY

Creo que, de alguna forma, el cuerpo humano tendría que hacer como las mariposas: una vez llegada la pubertad, convertirse en un capullo y florecer una vez cumplidos los… ¿22 años?.

Es una etapa en la que nuestra voz se vuelve loca por completo. Nos sale pelo por sitios que no debería y crece en nuestro interior un incontrolable deseo sexual. No todxs la viven igual… pero todxs la viven de alguna forma, y eso ya es duro.

Fountain Of Youth GIF - Find & Share on GIPHY

El problema es que, por motivos que se nos escapan, la naturaleza lo tiene todo pensado y, saltarse uno ‘de sus pasos’ puede no ser del todo recomendable en realidad… y eso es lo que le ha pasado a nuestro protagonista de hoy. Se trata de un hombre de 31 años que nunca ha pasado por la pubertad y su vida es bastante parecida a un microinfierno.

Brandon Westfall sufre de un extraño desorden que ha provocado que nunca haya podido tener una pubertad y, por consiguiente, ninguno de los desarrollos hormonales que se derivan de ella.

«No tengo vida sexual en absoluto. No tengo ningún tipo de deseo sexual. Me gustan las mujeres, pero no tengo el impulso de buscarlas». 



«No me gusta estar en público, no me gusta ser visto. Si voy a una entrevista de trabajo, se piensan que soy más joven y no me dan el puesto». 

«Cuando era más joven siempre supe que había algo en mi interior que no estaba como debía, pero no me di cuenta de ello hasta ya bien entrada mi adolescencia».

«Necesitaba completar un examen físico para unirme al equipo de fútbol de mi escuela secundaria.

«Mientras visitaba al médico, le pregunté por qué no había llegado a la pubertad, básicamente se deshizo del tema y me dijo que era un algo sin importancia, que ya vendría. Nunca pensé mucho en ello después de eso y me concentré en la escuela y el trabajo».

Cuando llegó a los veinte, la cosa ya se puso serie: «A lo largo de los años, he pasado situaciones muy complicada. Me he divorciado, he estado en el paro mucho tiempo e, incluso, llegué a ser un indigente durante un par de años. He lidiado con etapas de fuertes depresiones que no me han permitido tener una vida normal».
«Después de meses buscando qué me pasaba, me diagnosticaron el síndrome de Kallmann. Inicié un tratamiento con testosterona, pero las facturas que tenía que pagar eran demasiado caras y no podía permitírmelo. Dado que tampoco puedo optar a muchos tipos de trabajo por mi condición, la verdad es que me encuentro en una calle sin salida».

La única solución que ha encontrado es hacer un GoFundMe para costearse el tratamiento y, al parecer, este ha tenido bastante éxito.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Ahora también os lo pensaréis dos veces antes de no haber deseado pasar por la pubertad? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: VT, Viralthread.