Aceptamos el hecho de que no hay que marcar limitaciones a las personas con discapacidad, no solo por un tema moral, sino porque terminarán demostrándonos que no podríamos estar más equivocadxs. De hecho, últimamente encontramos individuos que precisamente destacan en aéreas o sectores donde tal vez muchos no esperarían en un principio que tuviesen éxito.

Kanya Sesser es, precisamente, una de esas personas que, pese a tenerlo todo en contra, logró ser quién deseaba ser.

Cuando era pequeña, sus padres la abandonaron delante de un templo budista en Tailandia y, cuando los monjes apartaron la manta que la cubría, descubrieron que no tenía piernas.

A los cinco años fue adoptada por una familia estadounidense y se fue a vivir a Los Angeles donde tendría la oportunidad de convertirse en lo que ella deseara.

Y lo que decidió fue romper todos los moldes y trabajar en el mundo de la moda como modelo, precisamente un espacio donde tener unas piernas largas es un atributo importante para conseguir trabajo.



Además, no es algo únicamente posturil, sino que Kanya gana miles de dólares haciendo de modelo de lencería. Concretamente, hoy en día trabaja cobrando la friolera de 1000$ al día (814 euros).

Pero sus aspiraciones no se quedan aquí y desea competir en uno-esquí (la modalidad de nieve en la que se esquía con un único esquí) en los próximos Juegos Paralímpicos.

Eso no es tan sorprendente cuando descubrimos que Kanya es una amante del deporte. Prefiere un skate a una silla de ruedas y también disfruta del surf, el baloncesto y, obviamente, el esquí.

Según ella, su objetivo no era ser modelo, pero su actitud la llevó a ello ya que, como ella misma dice, no necesita piernas para sentirse atractivo.

“Soy muy honesta y real. Nunca me comportaré diferente por nadie, esto es lo que soy”.

Empezó a los quince años haciendo de modelo para marcas como Billabong hasta que otras empresas de ropa interior se fijaron en ella.

Y no solo tiene el apoyo de muchas empresas, sino que su página de Instagram tiene 59.000 seguidores y sus fotos acumulan “me gusta” como si no hubiese mañana.

Lo mejor es su lema: No legs. No limits. (Sin piernas. Sin límites).

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: independent, littlethings