Cada vez se usan más las redes sociales para denunciar situaciones que vivimos en nuestro día a día y, si eres un famoso o famosa, cualquier peculiaridad que te suceda y que publiques será sometida a juicio público. Últimamente, por ejemplo, está sirviendo como plataforma para que las mujeres puedan expresar y comunicar momentos llenos de machismo que las han indignado, o para que, aparte de hacerlo en la comisaria correspondiente, puedan denunciar públicamente agresiones y vejaciones de este tipo.

Es el caso de la lamentable “anécdota” que recientemente ha vivido la actriz Úrsula Corberó cuando paseaba por la calle.

Los autógrafos son cosa del pasado desde el auge de los móviles y los selfies, de hecho, hay muchos admiradores que parece que las coleccionen y, cuando encuentran a un famoso, su obsesión está más en conseguir la instantánea que en compartir unos momentos con sus ídolos.

Obviamente, cuando se hacen ese selfie, el famoso ve la fotografía o el fondo de pantalla del fan. Casi siempre son fotos de niños, animales o puestas de sol, pero lo que se encontró Úrsula no era ninguna de estas tres cosas.

Un admirador le pidió una fotografía y ella, majísima, no tuvo ningún problema en hacérsela, pero cuando el hombre desbloqueó el móvil, apareció un pene que llenó la pantalla.





Después de, seguramente, un pequeño silencio incómodo, el hombre se justificó a su manera.

«Es que es el día del padre«.

La actriz quedó estupefacta y no supo cómo reaccionar, pero, cuando lo publicó en Twitter, la red se llenó de ideas y comentarios al respecto, la mayoría en tono jocoso o haciendo referencia a que la historia parecía inventada.





Es verdad que algunos opinan que la anécdota está un poco maquillada, pero, en realidad, tampoco resulta tan difícil de creer. En cualquier caso, seguramente Úrsula Corberó será un poco más reticente ante las selfies con desconocidos a partir de ahora.

Imagen relacionada

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: elnacional, huffingtonpost