El éxito de Operación Triunfo y, sobre todo, el espectacular fenómeno fan que ha rodeado a su ganadora, Amaia Romero, ha pillado a todo el mundo por sorpresa. Desde que empezó esta edición, la audiencia conectó con Amaia por su inocencia, sinceridad y forma de ser en general que, además, ha ido acompañada de interpretaciones conmovedoras en las galas.

Pero OT no fue el primer programa de televisión en el que participaba la navarra, de hecho, aparte del día que tocó delante del rey Felipe VI y la reina Leticia, también participó en otros dos concursos de televisión.

Cuando tenía 11 años, salió en el programa “Cántame una canción” presentado por Pilar Rubio. Pero en este no había ni expulsiones ni nominaciones y consistía únicamente en ser la mejor voz.

Fue dos años más tarde, en el concurso televisivo “El número 1”, donde Amaia tuvo una experiencia significativa para su carrera.

En el programa presentado por Paula Vázquez, la navarra consiguió aguantar seis semanas hasta que fue nominada y, precisamente, la persona que marcó su expulsión fue Mónica Naranjo.

La actual jurado de Operación Triunfo también lo era en este formato más juvenil y le tocó despedir a una jovencísima Amaia. Así que le dedicó las siguientes palabras.

«Te juro que te estoy haciendo el favor de tu vida, si haces una pausa y lo retomas dentro de unos años, volarás; si te quedas aquí con lo pequeñita que eres te devorarán como he visto a tantos otros. Sé que es bueno para ti, va a ser lo mejor. Nos veremos dentro de unos años. Ya verás que te irá bien».

Y así fue.

Pero lo destacado de la noticia es que la expulsión de Amaia no fue una decisión de Mónica Naranjo, sino una eliminación pactada con los padres de la niña.

Así lo ha revelado la directora de castings de Gestmusic, Noemí Galera, ya que la productora fue la creadora tanto de OT como de El número 1.

La directora de la academia ha explicado que los padres de Amaia estaban muy preocupados porque la niña tenía que faltar a la escuela para ir al programa y por cómo podía afectarla.

Debido a eso, se tomó la decisión de pactar con sus padres una salida para la joven de Pamplona. En vez de decirle que el público no la había votado, se optó por hacer que el jurado fuese quien expulsase a la niña para que no tuviese un sabor tan amargo.

Cuando Amaia se rencontró seis años después con Noemí, lo primero que le dijo fue: “Acabo de terminar bachillerato”.

Con los deberes hechosm Amaia se embarcó de nuevo en la aventura de la música y la fama y, tal y como predijo Mónica Naranjo, le ha ido bastante bien.

A continuación, os dejamos el vídeo de la expulsión de Amaia en El número uno.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones y disfrutarás de contenido en exclusiva!

Fuentes: lavanguardia, navarra.elespanol