Hay personas que están muy crujidas y parecen tener 60 años cuando tienen 20, también hay otras que envejecen muy bien y luego están unos pocos privilegiados que, simplemente, no se hacen mayores. Y no os estamos hablando de un caso de ficción al estilo Benjamin Button, sino de algo muy real y que, los españoles, tenemos muy presente.

El síndrome Jordi Hurtado no tiene al presentador como único representante de la inmortalidad, sino que hay más personas en el mundo que sufren o disfrutan de su misma condición.

Una presentadora de la televisión china tiene su mismo super poder. Tras veinte años trabajando en una cadena importante como mujer del tiempo, la chica no ha envejecido nada y prácticamente no tiene ni una arruga.

El país asiático busca descubrir ese secreto tanto como Harry deseaba encontrar los Horrocruxes y, como dos cerebros piensan mejor que uno, han viralizado un vídeo en el que se muestra cómo el paso de los años no ha afectado a la presentadora china para que el resto del mundo colabore para resolver el misterio de la eterna juventud.

Yang Dan parece ser ajena al paso del tiempo como podemos comprobar en las imágenes y, aunque nos duela reconocerlo, su milagro es incluso más espectacular que el de Jordi Hurtado, aunque no es tan bella como él.





La Dorian Gray de Asia lleva dos décadas al frente de la misma sección, en el mismo telediario, en la misma cadena y, sorprendentemente, con el mismo cuerpo y cara.

Hay varias teorías al respecto. Algunos piensan que la chica es un clon y que cada día usan uno nuevo, otros contemplan la posibilidad de que sea un robot y, por último, hay rumores de que ella y Jordi Hurtado, entre otros, forman parte de un grupo selecto de hombres y mujeres del tiempo que gobiernan el mundo al más puro estilo Iluminati.

Viendo el milagro que protagoniza esta joven de 44 años, puede que el marketing chino se aproveche de su condición para realizar una campaña publicitaria, como pasó en España con Jordi Hurtado.

También es posible que esperen un poco más para luego diseccionarla y descubrir como poder compartir el don de la juventud vitalicia con el resto del mundo o, por lo menos, del país.





En cualquier caso solo el tiempo (sin duda, el protagonista de este historia por múltiples motivos) nos revelará que es lo que sucede con estas personas que, según parece, no envejecen ni notan el paso inexorable de los años. A no ser que muramos nosotros antes que ellos.

A continuación, os dejamos el vídeo que muestra su evolución de la presentadora (en este caso inexistente) a lo largo de los años.

¿Os gustaría vivir para siempre? ¿Qué haríais con todo ese tiempo? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: thesun, lavanguardia