A todos los que tenemos perro nos ha pasado que se nos ha caído algo y nuestro fiel amigo se lo ha comido antes de que tocase el suelo. La mayoría de veces no pasa nada más allá de quedarnos sin croqueta, pero dependiendo de lo que haya cogido, nuestro peludo puede ahogarse.

Aunque tengamos esa idea de que un perro puede comer de todo, la verdad es que mastican muy poco y, si cogen una pieza demasiado grande, es relativamente fácil que se atraganten.

Por eso, a continuación, os explicaremos cómo detectarlo y qué hacer en caso de que tu perro tenga algo atascado en su garganta.

Un perro atragantado se comporta de forma parecida a como lo haría un humano, usando la tos y las arcadas como método para intentar expulsar lo que sea que tiene atorado dentro.

Obviamente, en cualquier caso, hay que llevarlo al veterinario. Pero, si sabemos seguro que tiene algo atascado y queremos ayudarle de forma preventiva antes de ir al médico, podemos seguir los siguientes pasos.




Los perros no tienen manos, lo cual les dificulta el quitarse algo del interior de la boca. Así que podemos ayudarles comprobándola y extrayendo lo que le obstruye, o no, en función del tipo de objeto que sea (si es puntiagudo, si es comestible, etc).

También podemos asistirlo en el vómito poniéndolo bocabajo y levantando sus patas traseras o aplicando la misma maniobra de Heimlich que usaríamos para un humano.

Es muy importante destacar que, incluso habiendo sacado el objeto de su garganta, debemos acudir al veterinario para evitar posibles problemas digestivos u otros males consecuencia del atragantamiento.




¿Os ha pasado nunca? ¿Cómo lo habéis solucionado? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: srperro, expertoanimal