Cada vez más, Instagram se está conviertiendo una plataforma para que las personas expongan un tipo de belleza diferente a los cánones que fomentan los medios de comunicación más tradicionales. Gente de todos los colores y formas puede exponerse al mundo desde la seguridad de su casa y, aunque obviamente hay comentarios negativos, es más fácil encontrar otras personas que te comprendan, apoyen y respeten.

Carmen Smith es una de estas protagonistas. Desde pequeña le habían hecho bullying y los comentarios peyorativos su imagen formaban parte de su día a día ya que pronto le detectaron linfedema.

El linfedema es una condición crónica que provoca hinchazón en todo tu cuerpo pero que normalmente se desarrolla especialmente en piernas y brazos. Ocurre cuando el sistema linfático no funciona correctamente y puede ser debido a infecciones y/o lesiones, aunque también puede ser hereditario.

Esta dolencia afecta a 10 millones de personas solo en Estados Unidos de América, pero no ha sido suficiente para frenar a Carmen que ya tiene más de 48.000 seguidores en Instagram y que decidió ser modelo.



Su primera sesión profesional se centró en su enfermedad y generó mucho revuelo ya que muchas personas con el mismo problema se sumaron a su reivindicación y le agradecían que hiciese públicas en redes sus fotos, ya que muchos y muchas no conocían a nadie con su misma enfermedad.

En el caso de Carmen, el linfedema es hereditario y sus primeros síntomas aparecieron en su juventud.

“Mi madre me explica que tenía tres años cuando se dio cuenta de que algo pasaba. Me quejaba mucho de que me quejaba de los pies, así que me llevó al médico y entonces me lo diagnosticaron.”

De niña, siempre vestía con sandalias ya que era complicado encontrar zapatos con los que estuviera cómoda y escondía su pierna derecha en las fotos porque es la más afectada. Pero conforme se hacía mayor, la hinchazón aumentaba y era más difícil de disimular.

Pero llegado un momento decidió tenía que cambiar la forma de verse a sí misma.

“Necesitaba ser más positiva y no dejar que otras personas me definiesen”.

Además dice que tiene la suerte de que su novio, Jumal, la apoya en todo lo que hace, incluidos sus posados en los que, a veces, sale casi desnuda.

“La forma en que mi novio me hace sentir, no solo por dentro, sino por fuera, es algo que desearía que todas las mujeres experimentaran”.

En cualquier caso, con pareja o sin ella, Carmen Smith es otra muestra de que la belleza, a menudo, es una cuestión de actitud.

¿Creéis que tendría que haber más modelos con enfermedades para conectar con todo el mundo? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.