La vida es compleja y, en muchas ocasiones, nos pone algunas trabas en el camino. Si las superamos o no dependerá de nuestra fuerza de voluntad (y de algo de suerte, en muchos casos). Hoy os traemos un ejemplo de cómo alguien se puede sobreponer a algo que parecía el fin: el protagonista de nuestra historia es un presentador de televisión al que le fue diagnosticado vitiligo y decidió que esto no le supondría un problema para perseguir su sueño de trabajar en la televisión.

Lee Thomas ha mantenido su condición, durante mucho tiempo, oculta de su audiencia.

Lo ha conseguido a base de aplicarse toneladas de maquillaje que le roban mucho tiempo de su día a día. Su condición se ha apoderado por completo de él y, ahora, ha decidió mostrar al mundo su aspecto.

Explica que el problema comenzó cuando tenía 25 años, mientras se hacía un corte de pelo.

 

Las manchas blancas empezaron por su cabeza y desde ahí se fueron extendiendo.

«Sabía que algo estaba mal», explicaba Thomas

Mientras trabajaba como reportero para la WABC en Nueva York, recibió el diagnóstico definitivo.

Sabía que su cuerpo acabaría completamente blanco, ya que para esta condición no existe una cura (al menos por el momento).

Al principio, Thomas se tomó esto como una sentencia de muerte para su carrera.

Siguió hablando [el médico], pero realmente no oí mucho más porque estaba pensando mentalmente que mi carrera había terminado. Ya estaba pensando en qué más podría hacer con mi grado de comunicación «.

Entonces encontró una ayuda en las largas sesiones de maquillaje.

Ahora explica que ya no le da vergüenza y que la dolencia ha llegado a un punto en el que es insostenible seguir maquillándose por completo.

Seguirá maquillándose la cara, ya que no quiere distraer el foco de atención de la noticia que está dando, pero si mostrará su condición sin mayor problema, siendo completamente claro al respecto.

A vosotrxs, ¿qué os parece esta forma de afrontar este problema? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.