Por mucho que sepamos que los monstruos no son reales es inevitable que nuestro corazón dé un vuelco cuando la tele parpadea a media noche y, como es normal, a todos nos cuesta ir a dormir después de ver una de las películas de Pesadilla en Elm Street (en realidad depende de cuál). Aunque sepamos que son personajes de ficción, es lógico que nuestra imaginación nos juegue una mala pasada especialmente si nos encontramos con una estatua inspirada en uno de esos monstruos.

Justamente esto es lo que está pasando en un lago de Minnesota donde se suele bucear. Allí, muchos buceadores han salido por patas al ver al asesino del machete de Viernes 13, Jason Voorhees.

El artista Curtis Lahr construyó esta maqueta a escala de Jason, el famoso villano de la máscara de hockey, y la depositó bajo del lago Crosby, donde habitualmente hay mucha actividad turística.

Después de unos cuantos años bajo el agua está comenzando a desgastarse y envejecer, pero eso solo le está dando una apariencia aún más terrorífica, como su estuviese lleno de sangre tras una masacre.

Por mucho que sepamos que se trata de un personaje de ficción, sería difícil que no se no escapase al menos un pedo al encontrarnos a este maníaco, machete en mano, en el fondo de lago.





Pero pese a uno que otro susto ocasional, esta escultura seguramente será un reclamo turístico muy curioso, al menos hasta el momento que el agua termine de deteriorarlo.

A continuación, os dejamos un vídeo en el que se ve la estatua de Jason bajo el agua.

¿Conocéis alguna otra atracción turística que homenajee una película? Contádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: nerdist, screenrant