Todos pensábamos que, en todo el mundo, solo habían siete maravillas. Pero estábamos completamente equivocados. Hay una maravilla más, una octava que, sin demasiada dificultad, adelanta en calidad al Machu Picchu y al Coliseo de Roma; una maravilla que no deja a nadie indiferente; que no solo nos entra por los ojos, sino que invade todos nuestros sentidos. ¿Sabéis ya de cuál estamos hablando? Efectivamente, se trata de First Dates, el programa de citas de Cuatro.

Neil Patrick Harris Wow GIF by bubly - Find & Share on GIPHY

Y es que hoy volvemos a recordar a esta maravilla del entretenimiento por un motivo muy simple: nos ha vuelto a deleitar con una de esas entregas que pasan a la historia. Dos personas se dieron cita en el famoso restaurante y la cosa, desde un principio, pintaba tremendamente mal. ¿Estábamos delante de uno de los encontronazos más sonados de la historia del programa? Juzgadlos vosotrxs mismxs.

Couple Love GIF - Find & Share on GIPHY

Esther y Lidón empezaron pisando huevos de forma masiva. Ella estaba muy abierta y predispuesta a conocerse mejor y a tener una conversación amena, pero él estaba ‘en otro plan’. Ya desde buen comienzo, le dijo a Esther que él era ‘muy exigente’.

Lidón se limitaba a contestar de mala gana los diversos intentos que Esther hacía para mantener una conversación medianamente decente; había que comer y, hacerlo e completo silencio, podía ser algo de lo más incómodo.

La tensión iba creciendo a cada segundo y él, según podíamos ir viendo, estaba muerto de hambre y no había nada que le gustase de la carta del restaurante.

«Creo que las cosas no hay que forzarlas, hay que ser un poquito más natural y ver si la otra persona se abre»



Pero esta no era su ‘principal joya’, la cual se reservó para un poco más adelante en una de las entrevistas privadas:

 «Al no sentirme cómodo no le quería contar mucho más porque era perder tiempo. ¡Qué coño le importa mi vida si no la voy a ver más en mi puta vida!»

La cosa no funcionaba y de ello no había ningún tipo de dudas. ¿Qué cabía esperar entonces? ¿Una pelea a cuchillazos? No… simplemente, a que él tuviese el estómago lleno. Después de comer, al parecer, su actitud cambió por completo y mejoró un poco (lo cual no era demasiado complicado).

La cita acabó y el reconoció que no era una persona fácil:

«Lo malo que tengo es que entre que se me ha juntado el hambre y que a mí se me nota todo, he estado un poco frío y un poco distante»

 A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Creéis que es el soltero con menos tacto que ha visitado el programa? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.  

Fuentes: Fórmula TV Cuatro.