Marius Makon es un actor que ha realizado varios trabajos en televisión y que ayer denunció haber sufrido un incidente de violencia racista cuando desayunaba en una cafetería de Móstoles.

Según ha explicado el actor, una mujer empezó a insultarle haciendo muchas referencias a su color de piel y, aunque en primera instancia él la ignoró, la señora no paraba de soltar una barbaridad tras otra por su boca:

“Apártate negro, no te quiero ver detrás de mí.”

 mrw people racism racist thats racist GIF

Cuando él le preguntó a la mujer si le pasaba algo esta le respondió con un botellazo en la cabeza que acompañó de una amenaza.

«Soy blanca, te puedo matar y no pasa nada.»

Según explica Marius, la chica le estampó una botella de cerveza en la ceja y le abrió una herida que hizo que la sangre empezara a brotar.

“La gente no paraba de salir de la cafetería y yo, para no alarmar más al personal, me retiré del establecimiento.”




La policía se presentó en la “Cervecería Martinica” y allí le recomendaron denunciar e ir al Hospital de Móstoles donde le aplicaron varios puntos de sutura, tal y como figura en el parte médico.

El actor también explica que, después de que la policía tomase los datos de la mujer, esta se marchó mientras le miraba sonriendo. Pero seguramente ya no esté tan contenta después de que fuese detenida este lunes por la tarde.

Solo queda esperar que la justicia haga su trabajo y Makon desea que no se le dé la razón a su supuesta agresora.




“Esa chica puede ser lo blanca que quiera, pero en este país hay ley y se aplicará. Esta mujer no representa a la sociedad española. Yo soy español y me avergüenzo de su actitud. Hay gente que se ampara en su color y se sienten mejor que otros.»

Esperamos que se resuelva lo ocurrido y se aclaren los detalles y, en caso de que todo sea cierto, se aplique la justicia como es debido para no fomentar este tipo de violencia tan despreciable.

¿Cómo creéis que debería gestionar la justicia la violencia racista? ¿En qué medida deberían afectar los agravantes a la resolución judicial?

Fuentes: eldiario, elcomercio