El fútbol ha cambiado mucho en los últimos años y, en lo que a dietas se refiere, ha sufrido una transformación extrema desde mediados de los noventa. El físico marca cada vez más la diferencia y eso se percibe en cómo afecta a los partidos y al tipo de jugadores que se fichan.

Hay ciertos hábitos que se han modificado y nuevos conceptos que se han incluido en la dieta y la rutina física de los jugadores y a continuación hablaremos de algunos que resultaron muy significativos para el deporte estrella en España y otros que son la última tendencia en nutrición deportiva.

Tened en cuenta que, por ejemplo, en el fútbol inglés no fue hasta la llegada de Arsène Wenger en 1996 que se empezó a desvincular a los futbolistas de la cultura de pub. Eliminando la cerveza de su dieta el Arsenal consiguió ganar la Premier la temporada siguiente y a partir de ahí el resto de los equipos ingleses se le sumaron.

De la bebida se pasó a eliminar los excesos de comida. Recordad a Maradona, por muy bueno que fuese no tenía un físico comparable a la mayoría de jugadores de hoy en día. Antes la habilidad era lo más determinante mientras que hoy todos se hacen pesajes periódicos para mantener el estado de forma ideal para el juego.

La comida es algo esencial para un futbolista, por bueno que sea. De hecho, la nutricionista del primer equipo del Barcelona, Antonia Lizárraga, dijo en una conferencia:

 “Siempre les digo que sus cuerpos son Ferraris y a esos coches hay que darles la mejor gasolina”.





Lo último en nutrición futbolística se apoya sobre dos conceptos clave: la periodización y el timing.

De la misma forma que los jugadores no entrenan lo mismo cada día, no tiene sentido que coman lo mismo. Se debe adaptar la dieta en función de si es un entrenamiento ligero, si es un día de preparación física y, en especial, si es el día del partido, el anterior o el posterior. La periodización y timing son muy importantes porque se puede comer sano pero mal repartido puede no ser tan beneficioso.

A nivel general se suelen recomendar seis ingestas al día para los futbolistas donde los hidratos de carbono son los reyes absolutos: arroz, pasta, cereales y pan. Eso es debido a que una dieta que no cumpliese los requisitos necesarios de hidratos podría provocar malestar y cansancio en los jugadores.

Seguramente ya conozcáis lo que son los enemigos principales de la dieta de un deportista (con la excepción de los luchadores de sumo, entre otros). Hay que intentar evitar frituras, salsas y guisos, pero se pueden tomar grasas buenas como las que contiene el aguacate, el salmón, el atún, el aceite virgen extra de oliva y las almendras, ya que todas ellas ayudan la recuperación del músculo.

Para añadir algo de color a sus platos los futbolistas suelen utilizar las cinco frutas y verduras al día que Arguiñano lleva tiempo predicando. Acompañan sus comidas con guarniciones y ensaladas llenas de las frutas de color más vivo, de esa forma consiguen su dosis necesaria de antioxidantes.

Aunque siempre se dice que la leche es indigesta, forma parte esencial de la dieta de un futbolista y se recomiendan 3 raciones diarias que pueden ser sustituidas por seis yogures.

También es importante hidratarse con bebidas deportivas, sobre todo después de un esfuerzo, para así recuperar las sales y azúcares perdidos. Conviene ir bebiendo con cierta frecuencia ya que la sed avisa tarde y hay que estar listo para el momento en que se necesita rendir. Para comprobar cuál es el nivel de hidratación podemos simplemente mear y basarnos en el color de la orina para ver si estamos deshidratados o no: oscura (deshidratado), clara (ideal) y transparente (demasiado líquido).

El sueño es una faceta muy relevante que incluimos aquí porque el descanso y la digestión tienen una relación muy cercana. Una siesta es muy recomendable, pero nunca debe superar una hora de duración ya que entonces suele afectar negativamente desincronizando el cuerpo como lo haría el jet lag.

Dormir es tan importante como el entrenamiento diario ya que, mediante el descanso, liberamos la hormona del crecimiento y limpiamos toxinas.



¿Cuál será el siguiente paso? Pues en la Premier se están empezando a usar las lámparas de vitamina D ya que los futbolistas reciben poca luz del sol durante el día y, gracias a este tipo de lámparas, pueden complementar la energía que les falta y obtener esa vitamina muy beneficiosa para los huesos.

¿Se parece vuestra dieta a la de los futbolistas? ¿Conocéis algún otro consejo nutricional para deportistas? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥