En una entrevista reciente, Daniel Kaluuya, el protagonista de Déjame salir, comentó que hasta hace poco desconocía una norma no escrita en el mundo de la interpretación, concretamente en relación a los besos. Y es que Kaluuya, siendo un actor comprometido con su trabajo, dijo que le explicaron que cuando se besaba con una actriz no tenía que meter lengua (a no ser que le gustase en la vida real), es decir, no tenía que sacar a bailar a la sin hueso, pero cuando le informaron ya era demasiado tarde y llevaba unas cuantas películas en las que, de alguna manera, se metía de lleno en el papel.

Por lo que se ve, aunque muchos lo naturalizan en muchas entrevistas, besarse sí que crea, a veces, situaciones incómodas o peculiares entre los actores. Aunque Kaluuya no ha querido revelar con quién tuvo las escenas de besos en las que se excedió, sí que hemos recogido distintos casos de besos de película que, aunque en pantalla se ven hermosos, apasionados y llenos de amor, no fueron muy placenteros para los implicados por diferentes motivos.

Tobey Maguire y Kirsten Dunst en Spiderman

Este es uno de los besos de cine más famosos y el más destacable del mundo de superhéroes no fue muy agradable por muy guapa que sea la pelirroja Mary Jane.

A Spidey le pasó algo que nos ha pasado a todos en algún momento u otro. Nos hemos preparado para recibir a nuestra/o amada/o de una forma que considerábamos sexy o que favorecía nuestra postura y luego hemos pasado un mal rato por culpa de estar incómodos.

Tobey Maguire no quería hacer esa escena porque se notaba el marrón encima. Y es que besarte con alguien cuando estás del revés, acumulando sangre en la cabeza, mientras una cantidad exagerada de lluvia falsa inunda tus fosas nasales no es lo más agradable del mundo.

Aunque la escena se rodó y forma parte de la historia del cine, seguramente la paciencia de Toby Maguire pendía de un hilo.





Reese Witherspoon  y Robert Pattinson en Agua para elefantes

Si habéis tenido novio o novia seguramente os haya tocado tener alguna sesión de besos acompañados de mocos o agua de grifo nasal. Eso es lo que les pasó a Resse Witherspoon y Robert Pattinson, este último tenía un catarro horrendo, cosa que no iba a parar el rodaje, haciendo que la escena del beso recordase el ataque de un dementor.

Vanessa Hudgens y James Franco en Spring Breakers

Aunque la actriz dejó claro que no hubo ninguna conducta sexual inapropiada por parte de James Franco cuando hicieron Spring Breakers juntos, sí que dijo que besarle fue de las peores experiencias de su carrera y que prefería hacerlo con cualquier compañera de trabajo que con él.

james franco wink GIF

No especificó el porqué, pero el personaje de James Franco era un indeseable en la película con dientes de metal así que puede que se metiese mucho en el papel de personaje asqueroso. O, simplemente, puede que bese muy mal

Tom Cruise y Thandie Newton en Mission Impossible 2

Las circunstancias que nos rodean y nuestro entorno afectan mucho al beso. Thandie Newton dice que la temperatura del set y la insistencia del director en repetir la escena no ayudaron a la conjura de un momento apasionado. Pero sus declaraciones no dejaban demasiado margen para la justificación: Besar a Cruise es ligeramente repulsivo y baboso.

Que te babeen encima cuando estás en un set helado, sin duda, no debe ser la experiencia más gratificante del mundo.

Emma Watson y Rupert Grint en Harry Potter y las Reliquias de la muerte Parte 2

Se rumoreaba que los actores no se llevaban muy bien una vez terminaba el rodaje. Pero parece ser que lo que hacía especialmente rara la escena del beso era el hecho de que se conocían desde pequeños.

Los besos se veían tan extraños y antinaturales que tuvieron que repetir la escena varias veces hasta conseguir que no parecieran dos pájaros intercambiando comida.

Shailene Woodley y Miles Teller en Aquí y ahora

Tomar té está muy de moda y hay gente que lo lleva al extremo como Shailene Woodley. La actriz bebía cantidades industriales de té y eso hacía que su aliento se viese afectado y, en consecuencia, sus besos también.

Miles Teller intentaba contrarrestarlo con Gatorade antes de cada toma pero era más una burla cómplice a la actriz que un remedio eficiente para el mal aliento.

Kirsten Dunst y Brad Pitt en Entrevista con el Vampiro



Este fue el primer beso de la actriz en su vida, aunque, debido a que ella tenía 11 años, fue más desagradable para la opinión pública que para ella.

Kirsten Dunst dice que se le hizo raro besar a Brad Pitt pero que, aún así, no comprende el revuelo que generó la escena.

Jennifer Lawrence y Liam Hemsworth en Los Juegos del Hambre

La confianza da asco. Pero más asco da un beso con sabor a atún, cebolla o ajo.

Los dos amigos se dedicaban a hacer bromas durante el rodaje de Los Juegos del Hambre. Hubo un tipo de broma en concreto que afectaba a las escenas en las que se besaban y que consistía en comer cualquier cosa que pudiese hacer el beso tan horrible como fuera posible para la otra persona.

¿Habéis tenido nunca un beso que recordaréis siempre por lo desagradable que fue? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: girldfriend, vix

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥