Los años son inclementes. Pasan uno tras otro y no nos perdonan. Siempre es mejor cumplir años que no hacerlo (en este caso, es que habremos amochado por el camino), pero eso no implica que sea menos triste. Mirar al pasado y darnos cuenta de que nos hemos hecho mayores es doloroso. Pero hoy queremos ponernos un poquito más optimistas.

Hoy nos valdremos de la nostalgia para recordar algunos ‘artilugios’ de hace un par de décadas eran reyes en su campo y que, hoy en día, las generaciones actuales solo conocen porque les hablamos de ellos mientras estamos, de noche y bajo las estrellas, sentados en una mecedora en el porche de nuestra casa.

1Los arañazos en los CDs

En la actualidad, lo evidente sería decir que los CD están desapareciendo en detrimento de las descargas digitales, lo cual es verdad. Pero, a esto, habría que sumarle el hecho de que los formatos en Blue-Ray son más resistentes y tampoco llegan a arañarse tanto… por lo que este drama se está quedando cada vez más como una nostalgia rara de otra época.

2Los VHS

En los 90 lo eran todo y, por cosas de la vida (y de la tecnología), ya no son nada. Antes, 10 de estos te ocupaban lo mismo que 30 Blue-Rays, pero ¿qué hay de la nostalgia? Lo echaremos de menos…

3Soplar los cartuchos de los videojuegos

Cuando un videojuego no funcionaba, todxs recurríamos a la técnica infalible y ancestral de soplar el cartucho como si de una armónica se tratase para, así, poder volver a jugar con total normalidad. ¿Funcionaba? Quizás. ¿Nos importaba? En absoluto.

4Los reproductores portátiles de CD

No había nada más acaparatoso que tener que llevar este aparato en un bolsillo gigante para poder escuchar por la calle tu CD favorito. Se trata del paso justo antes del reproductor de MP3 y, dada la practicidad de este, nunca se volvió atrás… ahí queda para el recuerdo.

5Los logos ‘locos’ de la MTV

Cuando este era un canal de música de verdad (y no el híbrido raro que es ahora), su filosofía era mucho más alocada y ‘noventera’. Para la nostalgia nos quedarán esos logos que parecían el resultado de muchas horas de LCD.

6Los televisores de tubo con reproductores incluidos

Estas piezas de arqueología fueron un gran invento en su momento, muy popular en todas las clases de los colegios. Si había algo por lo que se caracterizaban era porque ningún profesor sabía utilizarlos. Nacieron las televisiones ‘planas’ y estas ‘grandes creaciones’ pasaron a mejor vida.

7El buscaminas

Windows popularizó este juego que tantísimas horas nos robó hace algo ya más de una década. Cuando no existían los juegos online ni las aplicaciones de móviles, está era la mejor opción para matar el tiempo.

8Tamagotchi

Las mascotas virtuales tuvieron un gran ‘boom’ en los años 90 y todos lloramos alguna vez al llegar a casa de nuestro colegio y comprobar que nuestro cibernético amigo había muerto mientras nosotros impartíamos clases de matemáticas.

9Los mapas físicos

Ir en el coche con tus padres y tener que desplegar ese ‘mantel de papel’ lleno de colores y caminos era todo un clásico que, con los GPS primero y ahora con los smartphones, ha pasado a mejor vida casi por completo.

10Los videoclubs

Ir hasta uno de estos recintos y pasarnos unas cuantas horas decidiendo qué películas nos llevábamos a nuestra casa, era todo un ritual que, ahora que han desaparecido, echamos bastante de menos.

11Los móviles plegables

Ahora todo son pantallas táctiles gigantes y lectores de huellas, pero hace no demasiados años, lo que se llevaba era este artilugio que parecía fruto de los Hombres de Negro. La tecnología es implacable y no le importó darle el punto y final a este estilo de terminal.

12El cable del teléfono enredado

Estar hablando con tus amigos mientras ibas enredando con el dedo el cable del teléfono fijo era uno de esos rituales que eran la mar de desestresantes. La tecnología inalámbrica hizo desaparecer el cable y, por consiguiente, también los descomunales enredos que se formaban en este.

13El casete y el lápiz

¿Que se hacía para rebobinar un casete que ya había llegado a su final? ¿Cuál era el método más óptimo? No había nada como un lápiz y una buena muñeca para hacer girar este aparatito a toda velocidad y devolverlo a su estado original.

14Las baterías (casi) infinitas

Hoy en día, si queremos que la batería de nuestro teléfono llegue hasta que nos vayamos a dormir, tendremos que recargarla un par de veces. Esto antes no ocurría y podíamos estar, perfectamente, más de una semana sin pasar por el enchufe. Este es el precio que hemos tenido que pagar por tener pantallas más grandes.

15Los disquetes

Las nuevas generaciones nunca sabrán lo que era mover de un lado para otro ese trocito de metal que nunca supimos demasiado bien para que servía. Una pieza de arqueología que nos recuerda lo mayores que somos.

A vosotrxs, ¿qué os parecen estas reliquias? ¿También os ha entrado una nostalgia profunda? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.