Estamos en una época en la que la sociedad se polariza por casi cualquier asunto. Por un lado, estamos teniendo un periodo de muchísimas mejoras en lo que se refiere a avances en reconocimientos a colectivos como el de la comunidad LGTB. Pero, por el otro lado, también han surgido grupos reaccionarios que se oponen de forma frontal a este tipo de ‘actividades’ y reivindican los llamados ‘valores tradicionales’.

Hoy os traemos un caso que ha sido noticia en las últimas horas y que, por lo que apunta, podría ser un buen reflejo de lo que os hemos explicado anteriormente. Podría tratarse de un caso de homofobia, aunque también podría ser, simplemente, un intento de estafa por parte de la pareja que denuncia la agresión. Os lo dejaremos a vuestro criterio a la espera de saber la verdad sobre el asunto.

Una pareja de dos jóvenes homosexuales ha denunciado en las redes sociales una supuesta agresión homófoba que habrían sufrido el pasado viernes en el aeropuerto de Madrid por parte de una trabajadora de la aerolínea.

Esta, al parecer, les habría prohibido subir al avión alegando que «dos maricones no entran en su avión». La pareja se disponía a viajar a Oporto, Portugal, con una intención meramente turística.



La aerolínea, ante las acusaciones, se ha pronunciado afirmando que esto es mentira y ha alegado que uno de los viajeros «no tenía la documentación necesaria para viajar».

La presunta víctima se ha identificado como Raúl B.R. y ha explicado cómo se sucedieron los acontecimientos a Europa Press. Raúl y su pareja habrían ido al aeropuerto a coger el vuelo que tenían programado a Oporto. Pasaron todos los controles oportunos y se dirigieron a la cola de embarque.



Fue en ese momento cuando la supervisora de la aerolínea le habría dicho a la pareja de Raúl que con el NIE (Número de Identidad de Extranjero), no podía viajar. Este le contestó que, anteriormente, ya había viajado con ese mismo documento sin problema.



Según relata la presunta víctima, en ese momento, la supervisora se habría puesto muy alterada y habría soltado la frase «Muy bien, dos maricones no entran en mi avión». Al parecer, también habría reaccionado de forma agresiva contra otra chica y su pareja que estaban en la cola y que recriminaron a la trabajadora su actitud.

Raúl habría pedido el número de empleada, pero ella se habría negado y le habría hecho ‘una peineta’. Ellos habrían pedido a la trabajadora que llamase a las autoridades del aeropuerto, pero esta no se habría dado por aludida y se habría vuelto al avión diciendo: «Que tengáis un buen vuelo. Ah no, que las maricas se quedan».



Cuando fueron a pedir el cambio de vuelo en el mostrador, estos se habrían negado debido a que la supervisora habría informado de que los dos eran ‘muy agresivos’: «Nos dijeron que la supervisora ya había bloqueado esa posibilidad, que pusiéramos una reclamación y que lo sentían mucho».

Ese mismo viernes, ante tal situación, se dirigió a la comisaría de la Policía Nacional y denunciaron de forma oficial la situación a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid.

La compañía afirma que esto es falso y que la trabajadora habría seguido todos los pasos pertinentes de forma correcta: «uno de los pasajeros no tenía la documentación necesaria para viajar, por lo que no se le permitió embarcar en el aeropuerto de Madrid. La agente de puerta informó al pasajero de que podría cambiar su vuelo y viajar con la documentación pertinente». Según la aerolínea, los pasajeros «adoptaron un comportamiento agresivo y problemático en la puerta de embarque».



Shape Muscle GIF - Find & Share on GIPHY

A la espera de que la justicia se pronuncie ¿qué opináis vosotros sobre este tipo de problemas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 



Fuentes: Público, Europa FM.