Rusia no es precisamente famosa por sus políticas liberales siendo algunos ejemplos la persecución que sufren algunos artistas que critican a Putin y por las diferentes leyes que oprimen la comunidad gay. Pero parece ser que de cara al Mundial de 2018 han decidido ser mucho más permisivos, al menos, en cuanto a las drogas.

Se ha permitido a los extranjeros llevar sustancias ilegales como la marihuana, la cocaína o la heroína siempre que vengan acompañadas del papeleo médico (no nos referimos a papel de liar) necesario acreditando que su uso es terapéutico.

Eso sorprende un poco ya que, aunque la marihuana puede conseguirse mediante prescripción médica en algunos países, no es tan habitual escuchar que a alguien le han recetado cocaína o heroína. Pero mientras consigas que tu médico te escriba una nota en ruso, todo vale.

El comité organizador ya ha informado que las autoridades estarán en los estadios para verificar la autenticidad de las prescripciones, aunque aún no está claro cómo lo harán para distinguir las falsas de las reales.




Pero no os creáis que todo vale en el estadio, hay ciertas líneas rojas. No se puede fumar en ninguna parte del estadio. Puedes ponerte hasta las cejas de coca o heroína pero ni se te ocurra encenderte un pitillo.




Esta noticia ha generado bastante revuelo, aunque no debería sorprender a nadie la permisividad de Rusia con las drogas, ya que en las dos últimas Olimpiadas de Invierno ha habido casos de dopaje de los atletas rusos permitidos por el propio gobierno.

¿Vosotrxs que opináis? ¿Creéis que deberían permitirse todo tipo de drogas si se tienen por motivos terapéuticos?

Fuentes: vt.co, newsweek