No nos gusta demasiado caer en ese tópico de que ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’. Es una afirmación muy arriesgada y, probablemente, falsa. Pero lo que si tenemos que reconocer (y que es innegable, no nos llevéis la contraria) es que los años 80 fueron la mejor década para todos los que hoy son unos apasionados del séptimo arte: el cine. Una década dominada en la música por Mecano, Radio Futura y Alphaville. Con modas como la de imitar a Sindy Lauper o Madonna y salir a la calle vestidos como para ir al gimnasio. Peinados de colores y dimensiones imposibles… Y, sobre todo, con películas inolvidables.

Regreso al Futuro, The Terminator, El precio del poder, Star Wars: el Imperio contraataca, Los Goonies, E.T. el extraterrestre, La Jungla de Cristal… y así podríamos estar durante varios días (y no acabaríamos igualmente). Pero hoy queremos hablar de una cinta muy concreta. Una producción que marcó por completo a muchas generaciones y que, todavía hoy en día, se recuerda con un cariño especial.

Karate Kid GIF - Find & Share on GIPHY

Se trata de Karate Kid (la primera), esa cinta en la que Daniel San emprendía su camino en las artes marciales de la mano de su inesperado maestro: el señor Miyagi. En un acto de infinita nostalgia, hoy queremos recordar esta cinta con diez curiosidades sobre su producción que, muy probablemente, no conocíais. ¿Estáis preparadxs para ‘dar cera’?

1Su director fue el mismo de Rocky

John G. Avildsen se consagró con el Oscar a mejor director por la primera cinta de Rocky. Aquello desató una brutal fiebre por las películas deportivas, ya que, hasta el momento, estas no se habían considerado como ‘películas serias’. En pleno auge de este tipo de cine, el mismo director se animó, empujado por Columbia Pictures, a hacerse cargo de la iniciación de Daniel San en el mundo del Karate competitivo (con estupendos resultados). También dirigió las dos secuelas, que bueno… a la crítica no entusiasmaron demasiado.

2DC Comics tenía el poder del nombre

El nombre de ‘Karate Kid’ ya estaba pillado por la famosa empresa de cómics cuando, en 1966, lo registró para bautizar a uno de sus superhéroes menos conocidos. Esto hizo que, para poder colocar este título a la cinta, tuviesen que pedirle permiso a DC, quien lo concedió gustosamente. Al final de Karate Kid puede leerse un pequeño agradecimiento a DC.

3Recogiendo las sobras de Stallone



Cuando pensamos en una canción mítica de Karate Kid, la primera que nos viene a la cabeza es la de ‘You’re the best’, la cual suena en el combate final de la cinta. Este tema, originalmente, estaba pensado para Rocky III, pero no acabó en el montaje final porque Stallone quería conservar la mítica ‘Eye of the tiger’… por lo que, en el cajón de los recuerdos, fue recuperada por el director para esta cinta.

4Pat Morita casi se lleva un Oscar

Así es, el maestro que enseñaba a Daniel a encerar el suelo casi se alza con un premio de la Academia por su papel en la cinta. Esta nominación como actor de reparto fue la única que consiguió en toda su carrera, pero lo que si se llevó fue el título de ser el primer asiático-americano en llevarse una nominación en esta categoría.

5Charlie Sheen estuvo a punto

Antes de ser el polémico y alocado actor que es hoy en día. Charlie Sheen estuvo a punto de firmar por el papel de Daniel Larusso. Pero, tras muchas negociaciones, decidió decantarse por protagonizar la cinta ‘Amanecer Rojo’, la cual, precisamente a la historia, no ha pasado. Más adelante se redimiría con ‘Platoon’, pero se debió arrepentir bastante por aquel entonces.

6Daniel no es tan joven como crees…

A lo largo del metraje, se nos cuenta que Daniel es un adolescente. Pero lo cierto es que, en ese momento, el actor que le daba vida, Ralph Macchio, tenía ya 23 años de edad… y no solo eso, sino que, en la segunda secuela, ya alcanzaba los 28 años, por lo que empezaba a ‘cantar’ un poco el asunto.

7El Ford de Miyagi acabó en buenas manos

Una de las escenas más míticas de la cinta es cuando Miyagi le regala a Daniel uno de sus coches… y este no es cualquier coche: se trata de un Ford Deluxe del 48. Casi nada. Pero es que, en la vida real y después de finalizar el rodaje, fue la propia productora la que le regaló a Ralph Macchio el mismo coche.

8Los genes de Steve McQueen

El genial actor solo tuvo un hijo varón al que bautizó como Chad. Pues resulta que Chad tiene un discreto papel en esta cinta y podemos verlo dando vida al personaje de Dutch. También pudimos verlo en la segunda entrega… pero no en la tercera.

9El productor tenía un pasado… melodioso

Jerry Weintraub fue el genio detrás casi toda esta saga de películas. A pesar de tener una destacada labor como productor cinematográfico, ya había hecho sus pinitos en el mundo de la música… al punto de que cosechó tres premios Emmy y trabajó con artistas de la talla de Frank Sinatra, Elvis o Led Zeppelin.

10El ‘problema’ de la ‘secuelitis’

A la primera cinta la siguieron una larga lista de secuelas: ‘Karate Kid II’ (1986), ‘Karate Kid III’ (1989), ‘El nuevo Karate Kid’ (1994). Pero es que, en 2010, Will Smith produjo un remake protagonizado por su hijo y por Jackie Chan.  En 1989 también se estrenó una serie de animación de escaso éxito.



Vosotrxs, ¿Conocíais estos datos? ¿Cuál es vuestra entrega de la saga favorita? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.