Nuestro protagonista de hoy es un apasionado de las cirugías plásticas que, gracias a muchas intervenciones, ha conseguido ser bautizado por la red como el ‘Ken Humano’. Solo hace falta echarle un vistazo para detectar inmediatamente el parecido. Pero hoy os hablamos de él porque, recientemente, ha vuelto a realizarse una de sus ‘excéntricas’ intervenciones. ¿De qué se tratará?

Toy Story Fashion GIF by Disney Pixar - Find & Share on GIPHY

Pues de, nada más y nada menos, un trasplante capilar (en la línea frontal del pelo y en las patillas) para parecerse a su segundo ídolo: Elvis Presley. Así, tal cual suena. Este caballero ha decidido que pasará de ‘muñeco de plástico’ a ‘Rey de Rock’… ¿habrá acertado en su decisión? Vamos a verlo.

Su nombre es Justin Jedlica y el coste del procedimiento estético ascendió a los 12.000 euros. A sus 37 años, Justin es toda una estrella en su país, los Estados Unidos. Ahí, en su tierra, se cuida de la mejor forma posible y vive en una de las zonas más caras del país: Beverly Hills.

La operación completa que se realizó Justin fue de un trasplante en la zona de las entradas, en las patillas e, incluso, en las cejas. Para ello tuvieron que trasplantarle más de 2.800 pelos de la parte de la nuca a la parte frontal.

Lo curioso de todo esto es que él, hace unos cuantos años, se había realizado, justamente, la operación contraria, en la que se había retirado, mediante un sistema láser, gran parte del pelo de la cara y parte del de las cejas.





El encargado del procedimiento estético fue el doctor John Kahen y su equipo. Este cirujano ha conseguido gran popularidad en lo que se refiere a trasplantes capilares y es toda una celebridad ya en toda la zona de Beverly Hills (por lo que hambre no debe estar pasando).

Desde la operación, han tenido que pasar cuatro meses para que Justin pudiese ver crecer su nuevo pelo. Pero ahora que este ya ha ‘florecido’, no podría estar más contento con el resultado. Ahora se percibe como un hombre ‘mucho más maduro’ y acorde con la edad que tiene.

«Creo que el vello facial juega un papel muy importante en la forma en la que la sociedad percibe una apariencia masculina y atractiva, a diferencia de una más juvenil». 

«Cuando tenía veinte años, no estaba preparado para afrontar el vello facial.. Intenté esconderlo detrás de una apariencia más juvenil y no estaba dispuesto a aceptar un aspecto de hombre adulto». 





«Creo que, en este momento de mi vida, sí que tengo que dejarme más bigote y barba. Esperaba no haber perdido la posibilidad de lucir más maduro». 

«Cuando tenía veinti-pocos años, me gasté mucho dinero en tratamientos láser para mi pelo, pero ahora, a mis 37 años, siento que cuando llegue a los cuarenta debería tener algo de vello facial y creo que eso quedará bastante sexy en mí». 

«Esta cirugía me ha devuelto ‘al hombre que debo ser’ y que perdí en el pasado. Esto ha sido una forma de reconstruirme, en mi opinión. Creo que la confianza que he ganado a finales de mis treinta es fundamental para afrontar la próxima década». 

«Este procedimiento me ayudó a cerrar una brecha que llevaba en el interior. Mientras me hago mayor, si un día quiero tener toda la barba, el doctor Kahen lo hará sin problema. El cambio es bastante drástico. Ver crecer el pelo en mi cara es bastante guay y poder moldear así mis patillas y mis cejas es genial». 

«Me crece muy rápido. Cada día debo arreglarme las patillas y las cejas para mantenerlas en el lugar correcto. Tengo que sacar las tijeras y darles forma, cosa que nunca había tenido que hacer en el pasado».



Justin no es nuevo en esto de las cirugías y ya, desde que cumplió 18 años, recibió su primer ‘trabajito’ en la nariz. Desde entonces y a lo largo de todos estos años, se ha realizado unas 630 intervenciones estéticas.

Explica que se ha gastado, a lo largo de todo este tiempo, unos 550.000 euros y asegura que es el hombre ‘más retocado del mundo’. Se ha retocado la nariz, el mentón, la mandíbula, los pómulos, lo labios, los codos, la espalda, los abdominales, los bíceps, el trasero… y todo el cuerpo en general, vamos.

«Cuando cumplí los 25, me hice un implante de pecho y eso me ayudó a darme cuenta de que ya era un hombre y no un adolescente. Ahora, con mis injertos capilares, siento que tengo el control sobre mi edad y mi apariencia. Ahora me siento más cómodo con mi edad».

«Quería masculinizar mi cara y darle un poco de volumen a mis cejas. También quería algo de patillas». 

Johnny Bravo Selfie GIF - Find & Share on GIPHY

«Ahora me siento más seguro. Cuando miro las fotos de hace unos años, veo como intentaba ocultar mis entradas con peinados estúpidos. Llegué a maquillarme varias zonas de la cabeza para que pareciera que tenía más pelo. Tenía una autoestima muy baja». 

«Para la cirugía, me retiraron de la parte trasera de la cabeza unos 900 trocitos de piel, de los que me sacaron más de 2.800 folículos que, posteriormente, me injertaron en las diversas partes que quería». 

Johnny Bravo GIF - Find & Share on GIPHY

«La transformación, ahora que ha acabado el proceso, es impresionante. Este mismo doctor implanta pestañas e, incluso, vello púbico. Nunca supe que se podían hacer estas cosas hasta que conocí al doctor Kahen. Estoy muy feliz con mi aspecto actual, todo el mundo habla sobre mí y mi cambio. Incluso el cajero del banco me dijo que tenía un pelo muy bonito».

A vosotrxs, ¿qué os parece este cambio? ¿os realizaríais un trasplante de este tipo? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: Dailymail, Littlethings