Cada una tiene su propia idea de lo que es ser buena madre, así que decirle a alguien qué consideras que debería gestionar su maternidad de forma diferente no suele terminar bien. Pero la verdad es que las hay que parece que quieran comprar todos los tiquets para que les toque el premio a Peor Madre del Año.

Si hubiese unos galardones que premiasen los peores padres del año, sin duda alguna, Mandy Cowie estaría nominada y posiblemente sería la favorita.

Mandy es una británica que fuma y bebe como si no hubiese mañana junto a sus diez hijos, de los cuales solo uno tiene empleo.

Pese a eso, Mandy se considera una buena madre que siempre ha mantenido a sus hijos (de cinco padres diferentes) mediante las ayudas que le brinda el Estado, ya que ella no ha vuelto a trabajar desde que tenía 17 años.

Aunque ella cree que es una madre excelente, dice que algunos de sus hijos le han dado problemas, sobre todo los dos más jóvenes, y que, de hecho, uno está encarcelado.

Channel 5 TV hizo un programa que hablaba sobre familias y donde se destinan los presupuestos a nivel social. En ese programa se mostraron imágenes de Mandy que, para la mayoría, no corresponden al comportamiento de una madre ejemplar.

Mandy se ha gastado casi 2300 euros en tatuajes y, en su casa, beber alcohol y fumar con su hija de 14 años es de lo más habitual.



La verdad es que Kate McAllister (La madre de Solo en Casa) o Cersei Lannister son unos padrazos al lado de Mandy que le compra a su hija tabaco, pero solo si se porta bien. Sus declaraciones no tienen precio.

“No estoy de acuerdo con que Charlie fume, pero al menos lo hace delante de mí y no a escondidas.”

“La gente me da mucho por culo con el tema, pero mientras beba y fume en casa, puedo controlar lo que hace”.

Otra hija suya, Cristal, está independizada y tiene ya sus cuatro niños demostrando que los hijos nunca repetimos los errores de nuestros progenitores.

amy poehler mom GIF by RealityTVGIFs

Además, desea tener 50 nietos para convertirse en la mayor familia que vive de ayudas en el Reino Unido. «Probablemente no conseguiría ningún trabajo que me pagara tanto como estoy recibiendo ahora. La gente me puede juzgar, pero si lo ofrecen, ¿quién no lo tomaría?».

¿Qué opináis de esta madre? ¿Creéis que juzgamos con demasiada facilidad? ¿Pensáis que debería separarse el debate moral del debate económico estatal?

Fuentes: mirror, closeronline