Para los fans de la película Speed, el siguiente caso sería un sueño hecho realidad, pero para la mayoría de nosotros sería una pesadilla. Que el pedal del freno se atasque es un miedo importante y habitual en la carretera, pero que sea el acelerador lo que ha quedado encallado es algo que también puede suceder.

Eso mismo le pasó a Joseph Cooper cuando iba con su BMW X-5 durante ochenta kilómetros de autopista.

Con el pedal del gas atascado, lo único que pudo hacer es llamar, desesperado, a la Patrulla de la Autopista de Florida.

Marcó el 911 y avisó de que necesitaba asistencia en carretera ya que su vehículo iba 160 kilómetros por hora y terminaría chocando con alguien o algo.

“Creo que el acelerador está atascado y estoy en la I-95”.



Todo mientras alertaba a los otros conductores que se apartasen y hablaba con asistencia en carretera, informándoles de donde estaba y lo que estaba sucediendo, además de contestar a las típicas preguntas que te ponen aún de más mal humor.

“Señor ¿No sabe usted porqué se habrá atascado?”

Obviamente, el conductor no tenía ni idea de porqué. También le preguntaron si había probado de encender los frenos de emergencia, a lo que él respondió:

“No. Y a 160 kilómetros por hora no tengo intención de hacerlo.”

Para pararlo, usaron barreras de pinchos para deshinchar las ruedas y luego la maniobra de PIT que consiste en hacer parar el coche impactando levemente en él por el costado.

El conductor fue trasladado a un hospital con dolores en el pecho, pero tuvo un final más afortunado de lo que cabía esperar.

A continuación os dejamos el vídeo donde se puede escuchar la conversación el 911 y donde se explica lo sucedido.

¿Habéis tenido nunca un problema parecido con el coche? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: wsvn, actualidadrt