Tener una cita es una cosa que, de por sí sola, ya es bastante estresante. Sentarse a comer en una mesa con una persona que apenas conocemos (o que no conocemos en absoluto) y pretender ganarnos su corazón es algo complejo y trabajoso. Si todas estas emociones son extremas de por sí, imaginaros si, además, todo sucede en el famoso programa de First Dates. Si ya hemos visto que hay citas que se han vuelto una locura, lo que ocurrió ayer rompió con todo lo establecido hasta el momento.

Charo y David ‘quedaron’ para tener una de estas famosas citas.

La cosa se empezó a ir de madres ya desde buen principio, cuando ella comentó que los melones de su tierra son los mejores. Él, haciendo gala de una gran imaginación, respondió que, con ese comentario, se había imaginado ‘otra cosa’ y que él no era de mirar, pero que ella se había ‘puesto muy sexy’.

David, en un alarde de poeta, llegó a declarar en una de las entrevistas en solitario:

«Si tenemos los melones y tenemos el plátano podemos hacer una macedonia. ¿A qué estamos esperando?».

La cosa no parecía demasiado encaminada y ella, ante tal escenario, iba teniendo bastante claro que o se tomaba las cosas con humor, o la comida acabaría muy mal.

Una vez acabada la comida, se tomaron la copa de después… en la que él siguió insistiendo con el tema de los melones.





«Qué exageración», decía él al respecto.

Y finalmente tocaba decidir si querían una nueva cita… Ella lo tenía muy claro.

Incomodidad y sexismo por doquier en esta entrega del programa de citas más famoso de la península.

«Eres un encanto, pero Madrid y Murcia están muy lejos», afirmó ella. En sus propias palabras, quería «un oficial y caballero y yo no quiero que seas el amor que me domine».

A vosotrxs, ¿Qué os ha parecido? ¿Creéis que hay para tanto o que era solo ‘piropos inofensivos’? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥