Estamos bastante acostumbrados a que los futbolistas y entrenadores, en general toda la gente del mundo del deporte, den respuestas muy genéricas y redundantes en entrevistas y declaraciones. Pero, de vez en cuando, se produce un suceso suficientemente extraordinario como para que no puedan contener su alegría o su enfado.

Esto es lo que sucedió tras el empate entre el Rápido de Bouzas y el Real Valladolid B. El técnico de este último, Miguel Rivera, en vez de soltar los típicos comentarios post-partido, entró en la sala donde iba a dar la rueda de prensa y ya se estaba discutiendo con un miembro del cuerpo técnico del Rápido de Bouzas.

«Eso no es verdad, yo he dicho ‘me cago en la p***’, que eso es muy diferente y en Málaga lo decimos todos los días».

La discusión fue escalando entre los dos hasta que Rivera, ya sentado en la silla, no pudo más y subió el tono incluso más.

«Estoy despidiéndome de todo el mundo, le digo al línea que bien y, ¿por eso soy un sinverguenza? Me cago en mi puta madre». 



Todo eso acompañado de unos contundentes golpes en la mesa, para luego marchar abandonando la sala.

Tras lo ocurrido, el Real Valladolid y Miguel Rivera, emitieron un comunicado pidiendo disculpas por la reacción desaforada y contextualizando lo que se produjo en sala de prensa.

breathe slow down GIF by True and the Rainbow Kingdom

Según el técnico del Real Valladolid B, un miembro del cuerpo técnico del otro equipo le llamó “sinvergüenza” varias veces mientras saludaba a los árbitros y siguió haciéndolo tras terminar el partido.

Destacar que el entrenador del segundo de Valladolid volvió a la sala tras su rebote inicial.

A continuación os dejamos el vídeo donde podéis ver lo sucedido.

¿Qué opináis sobre que los entrenadores sean más auténticos y reales en sala de prensa? ¿Os gustaría que el mundo del deporte fuese más honesto en sus declaraciones? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.

Fuentes: marca, abc