Hay ciertas cosas que todo el mundo debería tener superadas y ver a una mujer amamantando debería ser una de ellas. Pero, por lo visto, hay gente que, por algún motivo que desconocemos, considera que es de mala educación y de desvergonzada como en el caso que veremos a continuación.

Lissette Mardones, estaba tranquilamente amamantando en público a su bebé de solo ocho meses hasta que un hombre se le acercó insultándola.

Sucedió este viernes cuando esta madre y sus dos hijas, de 7 años y 8 meses, estaban paseando por un centro comercial.

Un hombre adulto, de unos 50 años, se dirigió a ellas insultando la madre e incluso llamó a los guardias para que le obligaran taparse.

La propia Lissette explicó a los medios que el hombre estuvo un buen rato mirándola despectivamente y paseando por donde estaban ellas.

Finalmente, llegó la encargada de seguridad del lugar y, aunque Lissete intentó que la defendiera, la encargada no hizo nada por defenderla y se dedicó solo a intentar apaciguar la disputa.



Tras ver la indiferencia del centro comercial ante el ataque recibido decidió abandonar el lugar, pero como el hombre no paraba de increparla, sacó su móvil para grabarlo mientras iba soltando barbaridades como “tetas de estropajo”.

Lissete no se dejó amedrentar y se enfrentó al individuo tratándolo de degenerado.

“¿Así te enseñaron a tratar a las mujeres? ¿Tú no tomaste leche de tu mamá?”.

Le dice Lissette, tal y como vemos en el vídeo que se ha hecho viral tras que una amiga suya lo difundiera. Y cuando los medios le preguntaron al respecto ella respondió;

 Me sentí súper mal porque estaba con mi hija más grande (7 años) y ella se dio cuenta del tema. Ella quedo súper afectada, al otro día fuimos a comprar y ella me decía ‘mamá tápate’.

El vídeo generó algo parecido en redes sociales donde el debate entre los que lo consideran algo natural y los que les parece una vulgaridad siguió su curso.

A continuación, os dejamos el vídeo que grabó la madre.

Hoy 9 de febrero de 2018 fuí a almorzar al patio de comidas del mall del Centro de Concepción. Nos sentamos mi madre, mi hija mayor, yo y mi bebé de 8 meses a comer y a los minutos a mi bebé se le antojó tomar leche. Ella es una bebé diagnósticada de Alergia a la Proteína a la leche de vaca (no puede tomar relleno) y Alergia Alimentaria Múltiple (yo hago dieta de exclusión de alérgenos) por lo que se ha retrasado la incorporación de alimentación complementaria en su dieta. El punto es que estaba yo dando pecho y un hombre comienza a pasearse frente de la mesa donde estábamos y mirando como yo daba pecho. Es bastante recurrente que hombres nos observen mientras doy pecho pero este hombre fué mas allá. Me dijo que debía taparme (después que ya nos había observado todo), que cómo se me ocurría dar pecho y no taparme a lo cual yo un tanto descolocada respondí con un ¡¡peeeerdón!! Y el vuelve a decir lo antes mencionado y le agrega que es antiestétco que yo esté así (con mi profundo amor de madre alimentando a mi hija). Le respondí que porque no se tapaba el la cara para comer mejor y me miró con cara de rabia y se fué. La historia no termina allí ya que se acercó a una guardia para que me obligara a tapar. Para cuando eso ocurrió Aurora (8meses) ya había terminado de alimentarse. Le pasé la guagua a mi mamá y me armé de valor para increparlo. Fué muy descortés, me insultó, me dijo tetas de estropajo (la guardia no hizo nada y la entiendo, con hombres así de misóginos, morbosos y degenerados mejor no meterse). Les comparto esta situación para visibilizar una realidad a la cual nos vemos enfrentadas las madres que optamos por la lactancia materna a libre demanda donde sea y como sea (en mi caso no tengo mas opción). Según la OMS se recomienda la lactancia materna hasta los 2 años y si es posible prolongarla mucho mejor, pero estamos en una sociedad que nos empuja a hacer abandono de la misma por que hay que volver demasiado pronto al trabajo, "por que el niño ya esta grandecito para tomar pecho", por que se criará mamón", por que las mujeres viven un puerperio en soledad y la depre post parto no las deja lograr una lactancia exitosa, porque muchos profesionales de la salud no están actualizados en lactancia materna y te arrojan a la leche de tarro si el bebé no sube de peso haciendo un daño a la autoestima de la madre (yo sentí frustración con mi primera hija cuando el pediatra me dijo tu leche no lo alimenta) y porque existe gente enferma que se molesta de ver como se alimenta un bebé. Una vez mas las mujeres somos las culpables, culpables de ser mamás en público.A aquellos que critican les invito a comer con un paño en cara y me cuenten que tal les va; con una bebé de 8 meses tan activa como mi Auro, es un lío taparse las veces que lo hice termine mostrando mas la pechuga que cuando no lo uso

Posted by Lissette Mardones on Freitag, 9. Februar 2018

¿Vosotrxs que opináis? ¿Creéis que las madres deberían poder amamantar a sus hijos en público sin sentir pudor? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.

Fuentes: publimetro, elmostrador