Si buscas una motivación para apuntarte al gimnasio (otra vez) tras el año nuevo, puede que te interese el caso de este galés que pasó de vender seguros a ser modelo.

Actualmente, Gwilym Pugh, de 33 años, trabaja como modelo de GQ y participa de la campaña de David Beckham de productos de cosmética para hombres. Gracias, en cierta medida, a una barba pelirroja. Pero no siempre ha sido así para el galés.

Antes trabajaba tras una mesa en una aseguradora y después sufrir una lesión en la rodilla ganó peso rápidamente ya que no podía ir al gimnasio.

Fue entonces cuando decidió que no podía seguir con ese trabajo tan sedentario y lo dejó.

“Dejar de estar sentado 9 horas al día fue la mejor decisión para mi salud que he tomado nunca”.

También, como recomendación de su peluquero, Gwilym empezó a dejarse crecer una barba.

Entre el ejercicio físico y el vello facial se convirtió en todo un portento de hombre.

Lleno de confianza se abrió una cuenta de Instagram que rápidamente fue ganando en seguidores hasta que un sastre de una conocida marca lo vio y le pidió posar en una sesión de fotos con su ropa.

A partir de ahí todo fue rodado. Consiguió un contrato con una agencia y empezó a realizar anuncios para marcas muy distintas como Vans, Diesel o House 99 (la marca de Beckham).

“Habiendo trabajado en finanzas durante muchos años, la oportunidad de trabajar en todo el mundo con gente creativa resulta apasionante. Aunque terminas olvidándote de lo loco que es todo hasta que incluso se vuelve normal”.

El galés nos enseña, a través de su experiencia que nunca debes pensar que tu momento ha pasado. Siempre tienes la posibilidad de cambiar.

¿Qué opináis sobre este cambio radical de profesión?¿ Es una barba la solución a todos tus problemas?

Fuentes: ladbible, thesun