Cada vez casarse está menos de moda y la gente que lo hace es más por dinero que por amor. Lo cual es muy lógico porque el amor no te lo quita nadie pero una boda es un atraco a mano armada.

Desde el vestido, a los cubiertos y, a veces, el transporte. Y, sin duda, una de las cosas más caras y que más destacan de una boda es el pastel.

Normalmente un pastel de unos cuatro pisos puede costar unos 200 euros o más (depende de los ingredientes también).

Pero, como podemos comprobar gracias a varios programas de televisión, muchos no se conforman con un pastel clásico y tiran la casa por la ventana para conseguir su boda soñada.

Por ejemplo, en una exposición sobre bodas en Dubai, se está exhibiendo un pastel que parece una escultura de una novia tradicional (a escala).





Si a semejante trabajo artístico le sumas un vestido con cinco diamantes de verdad para que el postre no vaya desnudo, resulta en un pastel de un millón de dólares (aproximadamente 800.000€).

El dulce gigante es obra de Debbie Wingham, una artista del mundo de la moda, que ha necesitado 1.000 huevos y 20 kg de chocolate para hacerlo.

Además, 5.000 flores cortadas a mano y 1000 perlas comestibles adornan esta mega construcción que tardó 10 días en hacerse (o cocinarse).

La artista es conocida por trabajar con Katy Perry, Justin Bieber y Drake. Y, como no, sostiene varios récords todos relacionados con hacer las prendas de ropa y los pasteles más caros del mundo.





¿Si os sobrase el dinero, os gustaría un pastel así? ¿Qué tipo de súper pastel haríais vosotrxs? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: littlethings, thesun