Hoy os queremos contar una de esas historias que, dada su relevancia, servirán de inspiración para muchas otras personas que puedan sentirse identificadas y que, al igual que nuestra protagonista, lleve años luchando por poder ser quien realmente es. Es el caso de la primera mujer transexual que ha sido capaz de darle el pecho a su bebé gracias a un nuevo procedimiento médico.

Se trata de una mujer estadounidense de 30 años que consiguió generar leche gracias a la ayuda de las doctoras Tamar Reisman y Zil Goldstein, trabajadoras del Centro de Medicina y Cirugía Transgénero de la red hospitalaria Mount Sinai, en Nueva York.

Tuvo que someterse a un largo tratamiento, al final del cual, consiguió producir unos 227 gramos de leche materna de forma diaria.

Las mujeres producen esta leche gracias a la hormona prolactina, la cual se genera después del parto.

Esta hormona no se ha conseguido simular todavía, por lo que los médicos tuvieron que suministrarle domperidona, fármaco utilizado para combatir las náuseas y las dolencias de estómago.

El efecto secundario de este fármaco es la estimulación de las glándulas mamarias y, por consiguiente, la producción de leche.

A este tratamiento se le sumó la utilización de estrógenos, progesterona y espirinolactona, además de un proceso de estimulación de las mamas de forma manual con un extractor de leche.

Las seis primeras semanas de vida del bebé se alimentó únicamente con la leche generada por su madre transgénero.

Pasado este periodo de tiempo, la dieta del bebé se empezó a complementar con leche fórmula.

Este es un gran paso en este campo, pero aún falta contrastar qué tipo de efectos puede implicar este tipo de lactancia en el bebé.

A vosotrxs, ¿qué os parece este logro científico? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuentes: el País, ABC