A ver si adivináis de quién os estamos hablando: se trata de una chica que nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de octubre de 1991. Sus padres se llaman Adriana Mendoza y Gustavo Asnicar. También tiene un hermano mayor al que, por alguna razón que se nos escapa, sus padres decidieron bautizar como Iván. Habla italiano e inglés con fluidez gracias a haber estudiado en Centro Cultural Italiano. ¿Se trata de Lionel Messi? NOOOOO. Hablamos de Brenda Asnicar, la famosa actriz que dio vida a la antagonista de la serie juvenil Patito Feo.

Esta actriz, cantante, modelo y diseñadora argentina ha sabido muy bien utilizar el impulso que le dio su paso por la famosa serie de televisión.

Cuando contaba con tan solo 11 años de edad, empezó su andadura en televisión en el programa Cantaniño, el cual más tarde conduciría gracias a su gran carisma.

En 2003 conduciría Chicos Argentinos, para Canal 7. En esa misma etapa grabaría su primer disco: Caminos. Siguió trabajando en este tipo de programas hasta que, en 2007, llegó su etapa de oro.

Con el estreno de Patito Feo nacería Antonella Lamas Bernardi, personaje al que dio vida la talentosa actriz.

Del 10 de abril del 2007 hasta el 3 de noviembre de 2008 pudimos disfrutar de esta producción de Disney Channel donde veíamosa Brenda haciendo de ‘la mala’ de la función.

Siguió participando en todos los espectáculos derivados de la serie hasta que, en 2012, obtuvo uno de sus primeros papeles importantes ‘serios’.

Telemundo la contrató para interpretar a Fabiola Arroyo en la serie Corazón Valiente.

En 2013 interpretaría un doble rol muy curioso en la serie Cumbia Ninja, donde daría vida a  Juana Carbajal y Nieves.

La serie duró tres temporadas, por lo que este trabajo la mantuvo ocupada hasta el 2015.

En 2016 volvería a Argentina para trabajar en la novela Por amarte así, la cual ha cosechado un gran éxito en su país de origen.

Muy querida por los suyos, Brenda ha sabido labrarse un notorio camino en el mundo de las artes.

Tanto como cantante como actriz, ha sabido dejar su huella allá por donde ha pasado.

Su cambio físico ya es otra historia. Si le echamos un vistazo a sus redes sociales, es complicado encontrar en sus fotos un rastro de aquella niña pícara que nos dejó maravillados una década en el pasado.

Los años, por lo que podemos ver, no le han sentado para nada mal.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido este impresionante cambio? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.