SENY fue una de las series que marcaron toda una época.  Desde 1998 hasta 2004, nos cautivó con las aventuras de Carrie Bradshaw y su grupo de amigas amantes de la fiesta, la moda y la vida en pareja (o sin). Son el símbolo de una época y cuesta imaginarse a las cuatro protagonistas en otro papel que no sea el de íntimas amigas. Pero es que, en la vida real, la cosa no es tan bonita como en la pequeña pantalla.

Kim Cattrall, Samantha en la serie, no puede ni ver en pintura a Sarah Jessica Parker, Carrie Bradshaw, la protagonista de la serie.

Cattrall anunció la semana pasada el fallecimiento de su hermano Chris a través de sus redes sociales.

Parker, como podía ser de esperar, le envió un mensaje de pésame:

«Queridísima Kim: mi amor y condolencias para ti y los tuyos. Buen viaje para tu amado hermano. Besos»

Esto, por lo que podemos ver, no le gustó nada (nadísima) a Kim, quien contestó furiosa:

 



«No necesito tu cariño o tu apoyo en este trágico momento @sarahjeessicaparker»

 

«Mi madre me preguntó hoy, ‘¿cuándo te dejará tranquila esta hipócrita de @sarahjessicaparker?’ Tu continuo contacto es un recuerdo doloroso de lo realmente cruel que eras entonces y ahora».

«Déjame que te deje algo claro, si es que no lo he hecho ya: no eres de mi familia. Tu no eres mi amiga. Así que estoy escribiendo para decirte por última vez que dejes de explotar nuestra tragedia para recuperar tu imagen de personaje de niña buena».

¿Se necesitan más pruebas de que la cosa no funciona en absoluto?

A vosotrxs, ¿qué os parece este enfrentamiento? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuentes: el País, El Mundo