El mundo de la música, al igual que el de otras artes, es tremendamente amplio y complejo. Cada decisión que se toma al respecto es susceptible a generar polémica y, como podréis ver en el caso que os traemos hoy, esta polémica puede ser tan surrealista que resulte hasta difícil de creer. De entrada os advertimos que esto NO es una fake new: un juez ha desestimado una demanda de plagio contra Taylor Swift alegando que sus letras son demasiado… banales como para tener copyright.

Sean Hall y Nathan Butler demandaron a la estrella el año pasado, afirmando que su single Shake it off era una copia de su canción Playas Gon’ Play.

El estribillo de la canción original decía algo así como: «Playas, they gonna play, and haters, they gonna hate».

Hay que reconocer que se parece (en lo que a la letra se refiere), al coro de la canción de Shake it off.

Sin embargo, el juez acabó por dar un veredicto favorable a Swift ya que «la base de todo este caso es si la letra de ‘Playas, they gonna play, and haters, they gonna hate’ es válida para tener copyright».

«A principios de la década de 2000, la cultura popular estaba adecuadamente impregnada de los conceptos de jugadores (players) y enemigos (haters) para convertir las frases ‘playas … en Players’ o ‘enemigos … en haters’, esto no sería más original que decir ‘corredores correrán’ «los bateristas van a tocar» o «los nadadores van a nadar».

«El concepto de actores que actúan de acuerdo con su naturaleza esencial no es para nada creativo, es banal».

«Las letras supuestamente infringidas son frases cortas que carecen del mínimo de originalidad y creatividad necesarias para la protección de derechos de autor».

Concluyó: «En resumen, las letras en cuestión … son demasiado breves, poco originales y poco creativas para garantizar su protección bajo la Ley de Derechos de Autor».

Los abogados de Hall y Butler catalogaron la sentencia de ‘vergonzosa‘ y afirman que la apelarán.

 Vosotrxs, ¿qué pensáis respecto a esta polémica decisión? dejádnoslo en los comentarios de Facebook.