Hay noticias que son muy complicadas de comentar dada su naturaleza. Hoy nos encontramos en esa situación, no solo porque el tema en sí sea tremendamente complejo y desagradable, sino también por la forma en la que todo ha acabado y que ha dividido a la opinión pública. ¿Está bien tomarse la justicia por nuestra propia mano? Cuando se trata de nuestros hijos… la cosa se complica.

Se trata del caso de un argentino de 29 años que intentó engañar a una menor, de apenas 11 años, para que quedase con él.

En los mensajes filtrados puede leerse como, explícitamente, le dice que le mienta a su familia para poder tener el encuentro.

El detalle es que la menor ya le había contado todo esto a su padre, quien decidió hacerse pasar por su hija y quedar con el acosador.

Una vez en el encuentro, le propinó una paliza brutal que acabó con los dos detenidos.



El acosador le enviaba, constantemente, imágenes y comentarios con contenido sexual. La joven siempre se había mostrado reacia a esto, pero él le insistía.

«Soy virgen», llegó a decirle la chica, a lo que él le respondió con un «Qué bueno».

El padre afirma que su primera idea fue matarlo, ya que, haciéndose pasar por su hija, ´él quería que ella fuese a su casa y ahí es donde lo ejecutaría.

Pero el acosador cambió de planes, por lo que lo único que pudo hacer fue darle una paliza y llamar luego a la policía.

Sacó fotos del momento y las publicó en su muro de Facebook. «Este hijo de puta es un violín. Le mandaba msj a mi hija de 11 años».

Aun así, el acosador ha quedado en libertad después de declarar: «Yo declaré ante la Justicia, conté todo cómo fue, presenté las capturas de pantalla, lo que le mandaba a mi nena. No entiendo por qué lo dejaron suelto, una persona así no se merece estar suelto».

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido este caso? ¿Hizo bien el padre? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios. 

Fuentes. Clarín, El País