El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha decidido poner en marcha, con motivo del día de San Valentín, una nueva medida para intentar acabar con el secesionismo catalán y zanjar, de una vez por todas, el conflicto territorial que lleva años asolando el país. La medida ha sido explicada en rueda de prensa esta misma mañana y, dada la naturaleza de la misma, se ha generado una fuerte polémica a su alrededor.

El plan del gobierno, en esta ocasión, consistirá en “disfrazar de Cupido, de forma realista y detallada, a todos los efectivos de la Guardia Civil desplegados en territorio catalán”. El objetivo no sería otro que “Neutralizar el odio que, -según el Gobierno- siente este territorio hacia el resto de España a base de dispararles amor y mimitos suaves”.

“Neutralizar el odio que, -según el Gobierno- siente este territorio hacia el resto de España a base de dispararles amor y mimitos suaves”.

En palabras de Mariano Rajoy: “Mire usted, la situación es muy compleja. Ni siquiera el barco con ese bonito Piolín supo amansar a las fieras independentistas. Con esta nueva medida propuesta por el Gobierno que yo presido lo que pretendemos es armar a los agentes de seguridad con pañales, alitas de plástico bastante realistas y un arco con flechas de ventosa”.

Respecto a este último punto, afirma fue el más discutido a la hora de formalizar la decisión: “Soraya quería que las puntas fuesen de verdad, pero yo insistí en que ello podría traernos algún que otro problemilla en las próximas elecciones del Parlament… Si perdemos los tres diputados que nos quedan, no tendremos donde mantener entretenido a Albiol”. Afirma que apelar a los sentimientos es lo último que les queda porque “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”.

Con el dispositivo, también se desplegarán en el territorio dos toneladas de bombones de chocolate suizos y andorranos, media tonelada de pétalos de rosa secos y varios discos de toda la discografía de Maná. Cuando se preguntó por el presupuesto estimado de la operación, el Gobierno afirmó que: ‘el amor no tiene precio’.

El Presidente del Gobierno junto al material del que dispondrán los efectivos desplegados.

‘el amor no tiene precio’

Por su parte, el Govern de la Generalitat, ha afirmado que disfrazará de Mariano Rajoy a todos sus consellers, tanto los actuales como los que se encuentran exiliados, para que, de esta forma, puedan esquivar a la Justicia y actuar con total impunidad.



Esto es una broma por el Día de San Valentín, por si hay alguien que no lo haya pillado.